PROVOCATIO: Consummatum est

Compartir

Está a punto de caer lo poco salvable del reducto democrático donde se cobijaron las grandes efemérides ciudadanas del siglo pasado: Caída de Estrada Cabrera, Revolución de Octubre, Jornadas de Marzo y Abril de 1962, Jornadas contra el alza del pasaje y otras reivindicaciones importantes, hasta llegar a las Plazas, las del 2015 y el 2017.  

El 4 de junio de 2020 escribí un artículo titulado Lobotomía Ciudadana  https://cronica.com.gt/provocatio-lobotomia-ciudadana/ en la cual describía la penosa situación de los sectores llamados a generar un pensamiento crítico, dada su situación de privilegio con relación a las condiciones socioeconómicas, culturales y educativas. A casi un año de lo que escribí, la situación ha empeorado.

Un reducto que todavía contaba con algunos grupos que se resistían a ese proceso de lobotomización se concentraba en la tricentenaria y otrora combativa Universidad de San Carlos de Guatemala. Hoy, el cuadro es deprimente; sus últimos rectores en la cárcel con múltiples señalamientos y desnudando la corrupción y cooptación de nuestra magna casa de estudios. El caso se magnifica si tomamos en cuenta la impunidad vigente, es decir, es tan obvia la opacidad y gansterismo de algunas autoridades universitarias, que aún con el actual reinado de la alianza criminal, esta les da la espalda y hace alianza con otros. Mal paga el diablo a quien bien le sirve y los fusibles están para eso, para intercambiarlos cuando dejan de ser útiles al pacto mafioso.

No describiré el tétrico cuadro de clientelismo, patrimonialismo, corrupción, acoso laboral y sexual, oportunismo y demás manifestaciones perversas de quienes encontraron en la USAC, un campo cautivo para sus fechorías. La responsabilidad abarca profesores, estudiantes, trabajadores y funcionarios. Lo que en un inicio fue un plan de inteligencia militar para cooptar a la USAC por su incidencia nacional y lucha por las causas populares, ahora se convirtió en un modus vivendi de latrocinio y perversión, usando el territorio sancarlista como centro de operaciones donde las clicas a cargo ganaron autonomía para enriquecerse y hacer negocios propios, total, ¿qué otro espacio les proveería de una mejor impunidad dada la “autonomía universitaria”?

Duele reconocer y escribir esto, pero es la verdad. La corrupción ahora hizo metástasis en todos los espacios y los que todavía no participan del festín, están haciendo fila. Incluso quienes todavía no han caído en el reclutamiento de estas bandas criminales, acusan una ingenuidad de campeonato.  

Recientemente se suscitó un debate en torno a un mural en la sede de la Asociación de Estudiantes Universitarios –AEU–[i]Aunque claramente era un distractor, tirios y troyanos se enfrascaron en una bizantina disputa que logró ocultar el verdadero interés: la elección de rector.  Mediante presiones, la toma de posesión interina de rectoría se convirtió en una brasa caliente y acaba de renunciar el doctor Jorge Fernando Orellana Oliva por “motivos de salud”.  El actual interino nombrado es el Dr. Pablo Ernesto Oliva Soto, decano de Ciencias Químicas y Farmacia que no sabemos si aguantará o ya pactó. Antes de Orellana Oliva ya había renunciado también el Dr. Gustavo Taracena, decano de Veterinaria. Todo esto en un lapso de semanas después de la captura de Murphy Paiz y Estuardo Gálvez.

La táctica, al parecer, es presionar al mejor estilo del juego de las sillas, hasta llegar a Luis Antonio Suárez Roldán, reelecto en 2019 como decano de Ciencias Económicas, el cual, a su vez, cuenta con el apoyo del cuestionado decano de Humanidades, Walter Ramiro Mazariegos Biolis, quien también fue reelecto en 2017. También cuentan con el apoyo de las estructuras del exrector Estuardo Gálvez, que, a pesar de haber sido detenido, continúa dirigiendo a sus operadores a lo interno y externo de la USAC.

El plan estratégico (la joya de la corona) persigue consolidar la cooptación total de la USAC y no dejar ningún espacio indemne. Para ello, estas gavillas cuentan con la ignorancia, la ingenuidad, la indiferencia y/o perversión de las fuerzas vivas de la Universidad pública.

Mientras esto sucede en la máxima casa de estudios, la parodia nacional nos entretiene con otro espectáculo: el diálogo de Kamala Harris con el vergonzante presidente que se tiene en este paraje, el cual pareció, más bien, recibir el respaldo gringo y no una regañada como la que muchos esperaban. En cuanto al flagelo de la corrupción, el tema se tocó de superficialmente, como cuando en familia se trata el caso del “tío bolito” que todos conocen pero que no les gusta mencionarlo. Quedó claro, una vez más, que la agenda de EE. UU. se circunscribe a migración y seguridad, y si bien la corrupción es un punto nodal, se ve que tampoco la señora Harris se despeina para combatir la impunidad y el latrocinio de los que ella misma calificó de gobiernos amigos[ii]. Estados Unidos conoce perfectamente a las lacras que ellos han permitido llegar o, incluso, han impuesto en América Central.

Para sellar con broche de oro, doña Kamala también generó una reunión alterna con representantes de “Sociedad Civil” para conocer “integralmente” los problemas nacionales. La lista de participantes la hizo CACIF, pero la invitación la gestionó la Embajada, llegando al ridículo de incluir a la Distribuidora Marte (venta de licores) propiedad del empresario “progre” Peter Lamport, hijo de Jorge Lamport Rodil, ex ministro de Finanzas del gobierno del chacal Carlos Arana Osorio (1970-74) y confirmado en el gabinete de Kjell Eugenio Laugerud García, protagonista de unos de los fraudes más escandalosos de la historia nacional en 1974.

El simulacro de representación de “Sociedad Civil” incluyó al Movimiento Cívico Nacional (atrás FUNDESA) con procesos legales abiertos; FUNDESA (el brazo social del G-8), Distribuidora Marte (ya mencionada); Fundación para la Libertad y el Desarrollo (de los Gutiérrez Bosch); ASÍES (el tanque de pensamiento de los gobiernos de derecha que hemos tenido). Para adornar la reunión admitieron algunas organizaciones no empresariales de lo que se denomina la oposición permitida. Unas más afines al empresariado que otras, pero con el denominador común de no hacer mucho ruido al poder imperante, digo, en términos estructurales.

Mientras las criaturas del reino tienen la libertad de entretenerse en el tema baladí que escogen de ocasión con base a la agenda perversa de las clicas gobernantes, el miércoles 28 de abril, el Congreso nos recetó otro gol olímpico con las reformas a la Ley de Contrataciones del Estado (Decreto 57-92), pues lo robado no les alcanza y ahora en lugar de cucharón, prefieren un bulldozer.

Podría seguir con más ejemplos, pero a estas alturas, uno ya no sabe si reír o llorar, si encabronarse o hacerse el loco en aras de la sanidad mental propia. Todo pasa y nada pasa en Xibalbá, una masa lobotomizada y los grupos, otrora contestarios y lúcidos, están cooptados o simplemente acomodados, solo hacen mutis por el foro.  

Está a punto de caer lo poco salvable del reducto democrático donde se cobijaron las grandes efemérides ciudadanas del siglo pasado: Caída de Estrada Cabrera, Revolución de Octubre, Jornadas de Marzo y Abril de 1962, Jornadas contra el alza del pasaje y otras reivindicaciones importantes, hasta llegar a las Plazas, las del 2015 y el 2017.

Cooptados los tres organismos del Estado y toda su institucionalidad: Contraloría, CC, TSE, MP, ANAM, PGN, Superintendencia de Bancos. Destruida la institucionalidad de la Paz: Secretaría de la Paz, Secretaría de Asuntos Agrarios, Secretaría Presidencial de la Mujer, Comisión Presidencial de DDHH –COPREDH– Golpeado mortalmente el Consejo Nacional para el Cumplimiento de los Acuerdos de Paz –CNAP–, solo sobrevive una PDH asfixiada financieramente y algunos reductos de la USAC, que ahora ya no podrán/querrán ofrecer resistencia.

Descanse en paz la decencia mínima en política, la justicia independiente, la construcción de la Paz y la vigencia plena de los derechos humanos. El meteorito gigante caerá antes que los habitantes del paisaje tomen conciencia y se organicen.

José Alfredo Calderón E.

Historiador y analista político


[i] No entraré en detalles de la escaramuza por razones de espacio y alipori.

[ii] La verdad sigue siendo que “EE. UU. no tiene amigos, solo intereses” como lo dijera claramente Henry Kissinger hace décadas.


Compartir