Museo de Cine alemán alberga exposición sobre el fin del mundo

Compartir

 El Museo del Cine Alemán de la ciudad de Fráncfort inaugura este miércoles una exposición titulada “Catástrofe. ¿Qué viene después del final?”, dedicada al cine catastrofista.

El tema parece más actual que nunca en el marco de la pandemia de coronavirus, en la que la vida de millones de personas se vio trastocada.

“Pura casualidad”, señaló hoy la directora del museo, Ellen Harrington, en Fráncfort. Según contó, originalmente la exposición iba a comenzar en noviembre pasado. Añadió que cuando la curadora,  Stefanie Plappert, comenzó a prepararla, nadie hablaba del coronavirus.

Desde el medioevo

Plappert señaló en referencia a pinturas medievales con escenas apocalípticas que el “qué pasaría, si…” e imaginarse los peores escenarios son cosas que hacen las personas desde hace siglos.

Explicó que el cine de catástrofes no tiene tanto que ver con las grandes emociones, sino con peligros reales que amenazan a la humanidad, “desde las catástrofes naturales hasta el cambio climático”.

Una de las particularidades de la exposición es la cooperación con el Instituto Senckenberg y el Museo para el Estudio de la Naturaleza, ya que está conformada no solo por carteles de películas o recortes de medios con noticias de catástrofes, sino también por videos de científicos de Senckenberg sobre temas relacionados con la ciencia.

Ciencia y ficción

Algunos de los temas de los cuales se ocupan los científicos son: ¿pueden ser revividos los dinosaurios gracias a la manipulación genética como en “Jurassic Park”? ¿Podría congelarse Estados Unidos como lo hace en “The Day After Tomorrow”? ¿Hay alguna base real para “Godzilla”? ¿Y qué sucede realmente cuando hay un terremoto?

La exposición se podrá visitar hasta el 9 de enero de 2022. La muestra estará acompañada por una programación de películas y un catálogo en el que distintos autores reflexionan sobre el final más allá de cualquier catástrofe. 

Entre los autores hay defensores del clima, activistas del medio ambiente, teólogos y hasta una empleada de funeraria.


Compartir