Mueren dos sacerdotes jesuitas tras un ataque armado en el interior de una iglesia en México

Mueren dos sacerdotes jesuitas tras un ataque armado en el interior de una iglesia en México

Dos sacerdotes jesuitas, Javier Campos y Joaquin Mora, y un civil han muerto tras un ataque armado en el interior de la iglesia de Cerocahui, un pueblo del estado mexicano de Chihuahua, localizado en la sierra Tarahumara, en el municipio de Urique.

Los dos religiosos, pertenecientes a la Compañía de Jesús, fueron acribillados a manos de presuntos integrantes del crimen organizado que irrumpieron en el templo, en concreto, de José Noel Portillo, alias ‘El Chueco’, quien dirige una célula del grupo delictivo Gente Nueva, brazo armado y operativo del cartel de Sinaloa en esa región, tal y como ha recogido el diario ‘La Jornada’.

Asimismo, en la misma zona, la Fiscalía General del Estado ha comunicado la desaparición de un guía turístico en la misma zona del suceso tras ser visto por última vez en el Hotel Misión en Cerocahui, según ha recogido el diario ‘El Universal’.

Los medios mexicanos han informado de que las autoridades mexicanas han calificado la muerte de los dos jesuitas como “circunstancial” y han anunciado el despliegue de un operativo policial en la zona para brindar seguridad a los ciudadanos.

Por su parte, la Compañía de Jesús ha condenado en un comunicado “estos hechos violentos” y han demandado “de forma inmediata” medidas de protección para los religiosos de la comunidad de Cerocahui, negando que eran “hechos aislados”.

“La sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”, ha explicado, agregando que “no callarán ante una realidad que lacera a toda la sociedad”.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha expresado que este tema se ha tratado en el gabinete de seguridad y ha asegurado que se va a realizar una “investigación completa”. Además, ha dicho que ya hay información sobre los presuntos responsables.

“La información que tenemos hasta ahora es que entraron en la iglesia persiguiendo a una persona, lo asesinaron. Salieron los sacerdotes y al parecer fueron asesinados”, ha asegurado el mandatario mexicano, tal y como ha recogido el diario ‘Milenio’.

La frontera es una de las zonas más castigadas por la violencia asociada al narcotráfico, donde los delitos violentos y la actividad de pandillas es común. La mayoría de los homicidios son asesinatos selectivos contra miembros de organizaciones criminales.