Hallaron los restos del perro más antiguo de América que confirma una teoría sobre la migración humana

Compartir

Un pedazo de fémur encontrado en el sureste de Alaska pertenece a un can que vivió en la región hace 10,150 años y representa el vestigio confirmado de perro doméstico más antiguo en las Américas.

El ADN del fragmento de hueso contiene además pistas sobre la historia canina temprana en esta parte del mundo, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Buffalo.

Perros siberianos

Los investigadores analizaron el genoma mitocondrial del perro y concluyeron que el animal pertenecía a un linaje de perros cuya historia evolutiva divergió de la de los perros siberianos hace 16,700 años.

El momento de esa división coincide con un período en el que los humanos pueden haber estado migrando a América del Norte a lo largo de una ruta costera que incluía el sureste de Alaska.

La investigación se publicó en Proceedings of the Royal Society B. Sus hallazgos se suman a un creciente cuerpo de conocimiento sobre la migración de perros a las Américas.

Prueba de la migración humana

“Ahora tenemos evidencia genética de un perro antiguo encontrado a lo largo de la costa de Alaska. Debido a que los perros son un sustituto de la ocupación humana, nuestros datos ayudan a proporcionar no solo un momento sino también un lugar para la entrada de perros y personas en las Américas. Nuestro estudio apoya la teoría de que esta migración ocurrió justo cuando los glaciares costeros retrocedieron durante la última Edad de Hielo“, dice en un comunicado Charlotte Lindqvist, profesora asociada de ciencias biológicas en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Buffalo.

“Ha habido múltiples oleadas de perros migrando a las Américas, pero una pregunta ha sido, ¿cuándo llegaron los primeros perros? ¿Y siguieron un corredor interior libre de hielo entre las enormes capas de hielo que cubrían el continente norteamericano, o su primera migración a lo largo de la costa? “

“El registro fósil de perros antiguos en las Américas está incompleto, por lo que cualquier resto nuevo que se encuentre proporciona pistas importantes”, dice Flavio Augusto da Silva Coelho, estudiante de ciencias biológicas y uno de los primeros autores del artículo.

“Antes de nuestro estudio, los primeros huesos de perros estadounidenses antiguos que tenían su ADN secuenciado se encontraron en el Medio Oeste de Estados Unidos”, agregó.

El equipo de Lindqvist no se propuso estudiar perros. Los científicos encontraron el fragmento de fémur mientras secuenciaban el ADN de una colección de cientos de huesos excavados años antes en el sureste de Alaska por investigadores como Timothy Heaton, profesor de ciencias de la tierra en la Universidad de Dakota del Sur.

Se pensó que era de un oso

“Todo esto comenzó con nuestro interés en cómo los cambios climáticos de la Edad del Hielo afectaron la supervivencia y los movimientos de los animales en esta región”, dice Lindqvist. “El sureste de Alaska podría haber servido como una especie de punto de parada sin hielo, y ahora, con nuestro perro, creemos que la migración humana temprana a través de la región podría ser mucho más importante de lo que algunos sospechaban anteriormente”.

El fragmento de hueso, que originalmente se pensaba que provenía de un oso, era bastante pequeño, pero cuando se estudió el ADN, el equipo se dio cuenta de que era de un perro, dice Lindqvist.

Después de este sorprendente descubrimiento, los científicos compararon el genoma mitocondrial del hueso con el de otros perros antiguos y modernos. Este análisis mostró que el perro del sureste de Alaska compartió un ancestro común hace unos 16,000 años con los caninos estadounidenses que vivieron antes de la llegada de los colonizadores europeos, dice Lindqvist.

El ADN mitocondrial, heredado de la madre, representa una pequeña fracción del ADN completo de un organismo, por lo que la secuenciación de un genoma nuclear completo podría proporcionar más detalles si ese material se puede extraer.

Dieta marina

Es interesante que el análisis de isótopos de carbono en el fragmento de hueso indica que el antiguo perro del sureste de Alaska probablemente tenía una dieta marina, que puede haber consistido en alimentos como pescado y restos de focas y ballenas.

La investigación agrega profundidad a la historia en capas de cómo los perros llegaron a poblar las Américas. Como señala Lindqvist, los caninos no llegaron todos a la vez. Por ejemplo, algunos perros árticos llegaron más tarde del este de Asia con la cultura Thule, mientras que los perros esquimales siberianos se importaron a Alaska durante la Fiebre del oro. Otros perros fueron traídos a América por colonizadores europeos.

El nuevo estudio agudiza el debate sobre la migración humana y de perros a las Américas. “Nuestro primer perro del sureste de Alaska apoya la hipótesis de que la primera migración de perros y humanos ocurrió a través de la ruta costera del noroeste del Pacífico en lugar del corredor continental central, que se cree que se volvió viable hace sólo unos 13,000 años”, señala Coelho.


Compartir