El chef Xanty Elías, ganador del Basque Culinary World Prize 2021 por incidir en la educación alimentaria de niños

Compartir

El chef español Xanty Elías ha sido galardonado con el Basque Culinary World Prize 2021, en su sexta edición, por incidir en la educación alimentaria de niños y niñas, a través de su iniciativa ‘Los Niños se Comen el Futuro’. Además, el jurado ha otorgado menciones especiales a Kía Damon (EEUU), por luchar por contextos de equidad y a Ana Estrela (Brasil/Italia) por insertar socialmente a personas a través de la cocina.

Elías trabaja desde 2018 por la incorporación de una asignatura de Cultura Gastronómica en escuelas de primaria, convencido de la importancia de educar en la cultura alrededor de la cocina y el consumo consciente.

  • El presidente del Jurado del Basque Culinary World Prize, Joan Roca, el viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco, Bittor Oroz, y el director general de Basque Culinary Center, Joxe Mari Aizega, han dado a conocer el ganador de esta sexta edición en una rueda de prensa virtual en la que ha tomado parte también Xanty Elías.
  • Como presidente de la Fundación Prenauta, el cocinero onubense apuesta por el turismo, la innovación y el emprendimiento en el sector de la restauración, pero sobre todo por promover la educación alimentaria de niños y niñas en edad escolar, convencido del poder que esto tiene para “brindar mejores condiciones de salud, consumo consciente y cultura” alrededor de la cocina.

‘No hay nada más sano que educar’

En la actualidad, bajo el lema ‘No hay nada más sano que educar’, el programa de Elías está activo en unos 80 colegios de Andalucía, en el que participan cerca de 15.000 alumnos de educación primaria, además de 25 colegios becados de zonas desfavorecidas de la región. Del mismo modo, en septiembre aspira a ampliar el número de colegios implicados de Madrid, entrando en cerca de 130 colegios.

Este innovador programa, que ya ha sido galardonado nacional e internacionalmente, impulsa la asignatura transversal de la ‘Cultura Gastronómica Solidaria’ como materia de educación en alimentación saludable en España. El chef onubense iniciará pronto una nueva etapa con el próximo proyecto Finca Alforiz, en Aljaraque (Huelva), que será un lugar en plena naturaleza enfocado a la brasa y la sostenibilidad.

Tras recibir el premio, Xanty Elías ha manifestado que “es una maravilla y una realidad demostrar que la gastronomía y los cocineros, podemos hacer evolucionar la sociedad hacia un futuro mejor, donde la cultura gastronómica tenga el valor real desde el comienzo de la enseñanza”. “Alimentarse desde la consciencia siendo aún niño, es la base de un futuro más sano y sostenible”, ha defendido.

Menciones especiales

Además, el jurado ha reconocido la labor de otras dos chefs otorgando menciones especiales a Kia Damon (EEUU), “por luchar por contextos de equidad, por diversificar los referentes que dan la cara por este sector y visibilizar el talento de grupos normalmente excluidos”, y a Ana Estrela (Brasil/Italia) por “insertar socialmente” a personas a través de la cocina.

Creado en 2016 por el Gobierno Vasco y Basque Culinary Center, el Basque Culinary World Prize distingue a cocineros y cocineras que “aprovechan su conocimiento, talento, creatividad y fuerza para sumarse a cambios como los que demanda nuestra sociedad”. Tiene una dotación económica de 100,000 euros a un proyecto elegido por el ganador.

El jurado de esta edición ha estado formado por algunos de los chefs más influyentes del mundo. Presidido por el chef Joan Roca, ha incluido también a Elena Arzak, Gastón Acurio, Dan Barber, Massimo Bottura, Manu Buffara, Dominique Crenn, Trine Hahnemann, Yoshihiro Narisawa y Enrique Olvera.

Joan Roca ha destacado que el trabajo de Xanty Elías “refleja el interés que cocineros en tantas partes del mundo tienen por conseguir que finalmente la gastronomía forme parte de la educación que demanda nuestra sociedad, sembrando valores en quienes serán mañana el futuro, para generar consciencia en relación con el verdadero valor que tiene la comida, como fuente indispensable para la vida pero también como dinamizador de culturas, herencias, de identidades”.

Por su parte, Bittor Oroz ha afirmado que el BCWP ofrece la oportunidad de “conocer y conectar con realidades de todo el mundo con un factor común, la gastronomía, como elemento transformador ante algunos de estos retos”.

Además, ha recordado que este galardón se enmarca dentro de la estrategia integral Euskadi-Basque Country que posiciona a Euskadi como “un actor relevante a nivel internacional corresponsable y comprometido con la agenda global y el desarrollo humano sostenible”.

Finalmente, Joxe Mari Aizega ha apuntado que, en su sexta edición y coincidiendo con el décimo aniversario de Basque Culinary Center, BCWP aspira en 2021 a “conectar con la realidad y evolucionar para profundizar en personajes inspiradores como Xanty Elías, Kía Damon y Ana Estrela”.

Candidatos y premiados

Cerca de 1,000 nominaciones y 600 candidatos han conformado el eje de análisis de un premio asumido por la prensa como el “Nobel de la Gastronomía”, apoyado por académicos y expertos de prestigio internacional, que incluyen a algunos de los mejores cocineros y cocineras de nuestro tiempo.

En 2020, el chef José Andrés fue el merecedor del Basque Culinary World Prize por la respuesta contundente, global e inspiradora a la crisis generada por el COVID-19 que ofreció a través de World Central Kitchen. En 2019, Anthony Myint se hizo con el premio por usar la gastronomía como un motor para hacer frente al cambio climático a través de la gastronomía.

En 2018, el galardón fue otorgado al chef escocés Jock Zonfrillo, quien trabaja por preservar la memoria alimentaria de los pueblos originarios australianos, mientras que la chef colombiana Leonor Espinosa obtuvo el premio en 2017 por reivindicar el saber ancestral de poblaciones colombianas con Funleo.

En la edición inaugural el BCWP fue otorgado a la chef venezolana María Fernanda di Giacobbe y su iniciativa basada en la educación, el emprendimiento, la investigación y el desarrollo, que se articula en torno al cacao como fuente de identidad, cultura y riqueza económica en Venezuela.


Compartir