Ecuador, Perú y Bolivia van a las urnas en plena segunda ola de coronavirus - Crónica

Ecuador, Perú y Bolivia van a las urnas en plena segunda ola de coronavirus

Ecuador, Perú y Bolivia serán escenario hoy de elecciones, que se desarrollarán bajo la segunda ola del coronavirus y con una característica en común: el peso decisivo que tendrán los indecisos. En ninguno de los tres países existe un candidato que haya conseguido convencer a una cantidad abrumadora de electores. En Ecuador se hará la segunda vuelta de las presidenciales, en Perú se elegirá presidente y un nuevo Congreso unicameral; y en Bolivia habrá ballotage de la elección de gobernadores en cuatro departamentos. 

Los colegios electorales en Ecuador abrieron sus puertas este domingo a las 07:00 de la mañana (hora local), dando inicia a la segunda vuelta presidencial, convocatoria a la que están llamados a participar, por lo tanto, a más de 13 millones de electores.

Los ecuatorianos deciden entre dos binomios que incluyen candidaturas a la presidencia y vicepresidencia: el del correísmo, encabezado por Andrés Arauz y Carlos Rabascall, por el movimiento Unión Por la Esperanza (UNES), mientras que por la conservadora alianza Creo-PSC, concurren Guillermo Lasso y Alfredo Borrero.

La jornada de votación fue inaugurada en la sede central del Consejo Nacional Electoral (CNE), de Quito, por la presidenta del organismo, Diana Atamaint, quien señaló que los ecuatorianos tendrán diez horas para votar y que la elección contará con 294 observadores internacionales vigilarán la jornada de manera presencial y virtual, y que 80,393 delegados de las organizaciones políticas, serán una «garantía más para la legitimidad de este proceso».

Perú

Perú abrió los centros de votación para elegir presidente y renovar el Congreso con la pandemia como telón de fondo. Los 25 millones de peruanos que pueden votar en esta ocasión contarán con doce horas para concurrir a los locales.

Esta votación debe poner fin a un quinquenio marcado por las convulsiones políticas que llevaron al país a tener tres presidentes en cinco días en noviembre de 2020.

Sin partidos políticos fuertes y en una nación donde el candidato importa más que la ideología, hay 10 postulantes de derecha o centroderecha, cuatro de izquierda, tres nacionalistas y uno de centro. Ninguno, asimismo, supera el 10% de intención de voto, lo que vaticina una definición en segunda vuelta, que se realizaría el próximo 6 de junio.

  • Los siete candidatos con opciones de pasar al balotaje son el exlegislador Yonhy Lescano (centroderecha)
  • la antropóloga Verónika Mendoza (izquierda)
  • el economista Hernando de Soto (derecha)
  • Keiko Fujimori (derecha populista, hija del ex presidente Alberto Fujimori)
  • el exfutbolista George Forsyth (centroderecha)
  • el maestro y sindicalista Pedro Castillo (izquierda radical)
  • y el empresario Rafael López Aliaga (ultraderecha).
  • Como hay un empate estadístico entre ellos, es «la elección más fraccionada en la historia», estimó el jefe de la encuestadora Ipsos Perú, Alfredo Torres.

Bolivia

Aquí habrá hoy segunda vuelta de los comicios para elegir gobernadores de cuatro de los nueve departamentos que conforman el país: La Paz, Chuquisaca, Pando y Tarija. En la primera elección, ninguno de los candidatos de estas regiones alcanzó el 51 % de los votos o el 40 % y una ventaja de 10 puntos porcentuales respecto al segundo aspirante, requeridos para ganar.

El Movimiento Al Socialismo (MAS), del ex presidente Evo Morales, busca el control de las principales gobernaciones que le fueron esquivas en la primera vuelta electoral.

En la primera ronda, se eligieron cinco gobernadores, tres de ellos del partido MAS, por lo que de ganar las cuatro en disputa este domingo, el movimiento socialista gobernaría en la mayor parte del país, adicional al Ejecutivo que actualmente ostenta Luis Arce, también miembro de ese partido político.

En tres de los departamentos, que están en disputa este domingo, significativamente en La Paz y Chuquisaca los socialistas deberán enfrentarse a quienes fueron miembros de sus propias filas, pero que resultaron expulsados.