Detenidas más de 1,700 personas en Rusia en las protestas a favor del opositor ruso Navalni

Al menos a 1,777 se les detuvo en el marco de las protestas registradas el miércoles en Rusia a favor del opositor Alexei Navalni, según datos de la organización de defensa de los Derechos Humanos OVD-Info.

Tal y como ha indicado la ONG, a 806 se les detuvo en la ciudad de San Petersburgo, mientras que a otros 119 se les arrestó en Ufa. Casi todos permanecieron bajo custodia durante horas y algunos pasaron la noche en el calabozo.

Desde el Kremlin, sin embargo, aseguran que “no ven razón” para evaluar las protestas. “El tema corresponde a los organismos del orden público, no del Interior”, dijo portavoz del Gobierno, Dimitri Peskov.

En Moscú, miles de personas se han manifestado y han pedido la dimisión del presidente ruso, Vladimir Putin. Antes del inicio de las manifestaciones, las fuerzas de seguridad detuvieron a dos colaboradoras de Navalni, Liubov Sobol y Kira Yarmish.

Derecho a manifestarse

La ONG Human Rights Watch (HRW) defendió el derecho de la población rusa a manifestarse, si bien ha indicado que en esta ocasión ha habido menos violencia policial y brutalidad en comparación con las protestas de enero y febrero.

“Las autoridades enseguida aseguran que sin presencia policial estas protestas se vuelven violentas, pero ahora se ha demostrado que no hay pruebas para respaldar esto”, aseveró Damelia Aitkhozhina, investigadora de la organización.

La ONG denunció la alta presencia policial en zonas de Moscú y San Petersburgo, donde según imágenes a las que ha tenido acceso HRW se puede observar a varios agentes utilizando pistolas eléctricas contra los manifestantes.

Como en anteriores ocasiones, las autoridades se han negado a dar permiso a la población para manifestarse. En esta ocasión, el Gobierno ha hecho alusión a las restricciones por la pandemia.

“Los rusos tienen derecho a protestar y las autoridades tienen la obligación de proteger y facilitar ese derecho”, manifestó Aitkhozhina, quien aseveró que la “ausencia de abusos” en esta ocasión es buen síntoma, si bien “no deberían producirse arrestos arbitrarios en represalia por ejercer un derecho”.