Cohete chino fuera de control, en directo: trayectoria y dónde caerá

Compartir

Después de que el Pentágono anunciara que están rastreando los restos del cohete chino Long March 5B, que reingresará a la Tierra entre este sábado y tras toda la expectación que ha generado la noticia, China informó que el riesgo de que el aparato cause algún daño es muy bajo.

Long March 5B viaja sin control a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora y tarda en completar una vuelta a la Tierra hora y media; la última previsión dice que entrará en la atmósfera la noche de este sábado al domingo (23:59 GMT), con un margen de error no obstante de más menos 7 horas y 45 minutos.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, afirmó que “la mayoría de los componentes se destruirán” al entrar en la atmósfera y “la probabilidad de causar daño en las actividades de aviación o en la población es extremadamente baja”. Y agregó que “aunque lo más probable es que no sea peligroso, China está prestando mucha atención a la reentrada del cohete en la Tierra”.


Lanzamiento

El Long March 5B, que tiene una masa estimada que oscila entre las 17 y las 21 toneladas y un tamaño de unos 30 metros, fue utilizado la semana pasada por China, llevó la primera de las tres partes de la futura Estación Espacial del país asiático. Luego de su separación del módulo espacial, el lanzador comenzó a orbitar el planeta en una trayectoria irregular, perdiendo altura lentamente, haciendo casi imposible cualquier predicción sobre su punto de entrada a la atmósfera, y por tanto de su punto de caída.

Lea también:



La Oficina de Residuos Espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA) señala que la zona en que podrían caer los residuos del cohete es muy amplia e incluye cualquier parte de la superficie terrestre entre las latitudes de 41.5 grados norte y 41,5 grados sur. En Europa, esto incluye partes de España, Italia, Portugal, Malta y Grecia. En general, amplias zonas de América del Norte y del Sur, Asia meridional, África y Australia pertenecen a la zona de riesgo. 

No es la primera vez

La preocupación de Estados Unidos y Europa radica en que esta no es la primera vez que China pierde el control de una nave espacial en su regreso a la Tierra.

En abril de 2018, un laboratorio espacial Tiangong-1 se desintegró al reingresar a la atmósfera, dos años después de que dejara de funcionar. Las autoridades chinas negaron que el laboratorio estuviera fuera de control. Otro antecedente para la alarma es lo que ocurrió en mayo de 2020, cuando las piezas de otro cohete chino Long March 5B llovieron sobre Costa de Marfil, dañando varios edificios, aunque no se registraron heridos.


Compartir