Vacunas Sputnik… ¿Engaño? ¿Fraude?¿Ilegalidades? ¿Ocultamiento? ¿Culpables?

Compartir

Preguntas brotan en torno al opaco negocio para comprar las vacunas Sputnik

El diario ElPeriódico destapó el pasado domingo detalles sobre la opaca negociación de Gobierno para comprar un lote de 16 millones de vacunas Sputnik para combatir el covid-19, pero hasta el momento no solo no se recibe ninguna dosis, sino que surgen dudas sobre la capacidad del proveedor para cumplir con el compromiso.

Aunque el Gobierno y el ministerio de Salud Pública han salido prontamente a desmentir la noticia del diario, una nueva publicación de elPeriódico este lunes, da a conocer detalles que apuntan a mostrar que se cometieron anomalías en la contratación y en el pago anticipado de Q614 millones –mas de US$70 millones–, sobre todo, porque al parecer no se verificó la confiabilidad que podría tener el vendedor, un ciudadano ruso de dudosa reputación.

El presidente Giammattei y la ministra Flores habían anunciado para finales de abril la primera entrega de vacunas Sputnik. ahora el ministerio asegura que “llegarán”, aunque no esperan grandes cantidades.

Entre dudas e ilegalidades

La investigación periodística muestra que el contrato de compra-venta lo suscribió la ministra deSalud, Amelia Flores, y el representante de Human Vaccine, el ciudadano ruso Alexander Chistyakov, quien ha firmado contratos similares con otros países –entre ellos Hungría–, aunque en representación de otgras compañías.

La ministra Flores y el Gobierno, han intentado aclarar la situación, indicando que el contrato se hizo directamente con Rusia. Incluso, en el comunicado oficial se dice que el presidente Alejandro Giammattei se comunicó con el presidente Ruso, Vladimir Putin.

Putin defiende la calidad de la vacuna Sputnik y el gobierno ruso anuncia los países que la recibirán, entre los que no figura Guatemala.

Lo primero que muestra el contrato, es que la compra no se hizo directamente al fabricante, sino que por medio de un intermediario. El gobierno ruso es el responsable y propietario de la vacuna Sputnik V. Quienes han comprado directamente a Rusia, lo han hecho por medio del llamado Fondo Soberano de Inversión de Rusia.

Dicha vacuna la desarrolló y es producida por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, una institución del gobierno ruso.

La Ley aprobada para la compra de vacunas deben adquirirse directamente con el fabricante, lo que no se respetó en este caso.

Denuncian opacidad

Acción Ciudadana (AC), que vela por la transparencia en las compras y contrataciones del Estado, dio a conocer que desde el 6 de abril solicitó al ministerio de Salud una copia del contrato, pero se les pidió una prórroga para entregarla, ya que la unidad de Acceso a la Información no tenía el citado documento.

De acuerdo a la investigación realizada por elPeriódico, aunque Giammattei asegura haber hablado con su colega Putin, en el listado que Rusia ha publicado sobre los países que recibirán vacunas Sputnik no aparece Guatemala.

Enntre las irregularidades evidentes está el que se haya pagado por anticipo el lote de vacunas, cuando lo que se acostumbra es hacerlo por medio de una o varias cartas de crédito, por medio del sistema bancario, que liberan el pago cuando se confirma que se ha recibido correctamente la mercadería, en este caso, las vacunas.

Durante varias semanas, desde que se anunció que vendían vacunas Sputnik al país, el ministerio habló solo de las dosis adquiridas, pero no se explicó nunca la mecánica de la compra.

La ministra Flores será cuestionada por la bancada de la UNE hoy, y seguramente se incluirá en el interrogatorio el tema de las vacunas rusas.

Guatemala figura entre los tres países que menos éxito han tenido en la vacunación. Hasta ahora se han recibido únicamente algunas donaciones y un pequeño lote por medio del sistema Covax. Hasta la fecha no se ha alcanzado la cifra de 2.000 personas con la doble dosis de vacunación.

Mientras tanto, las Sputnik V, ofrecidas por millones, ni siquiera principian a llegar. ¿Fraude? ¿Engaño?


Compartir