Sube a 62 el número de muertos por nuevo ataque a mezquita en Afganistán

Spread the love

El atentado se lo atribuye el grupo yihadista Estado Islámico; participaron dos terroristas que luego se inmolaron

Al menos 62 personas han muerto y 75 han resultado heridas a consecuencia de un ataque suicida perpetrado ayer viernes en la mezquita chií de Bibi Fatima o Imán Bargah, una de las más importantes de la ciudad afgana de Kandahar, capital de la provincia homónima, en el sur del país, según fuentes médicas.

El grupo yihadista Estado Islámico ha reivindicado la autoría del atentado, que ha descrito como un “doble atentado suicida”, según un comunicado recogido por SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

La filial afgana del grupo terrorista ha precisado que dos de sus combatientes han “matado a tiros” a los guardias de la mezquita y, después, se han inmolado en el interior de la misma. No se descarta que el balance de fallecidos aumente en las próximas horas, según las fuentes médicas de Asvaka News.

Vrios heridos se han reportado y no se descarta que pueda aumentar el número de fallecidos por el atentado terrorista.

El portavoz de la oficina política de los talibán, Mohamad Naim, ha difundido una declaración del jefe de la Policía de Kandahar, en la que condena de manera “enérgica” los sucedido este viernes en la ciudad, y ha mandado el pésame a las familias de las víctimas.

Naim ha escrito en su cuenta de Twitter que la gente de la zona pidió a los talibán armas “para que ellos mismos vigilaran su mezquita, y así lo hicimos”, cuenta. Sin embargo, “desafortunadamente no han podido, así que en el futuro asignaremos grupos especiales para proteger lugares como este”.

“La ONU condena la última atrocidad dirigida contra una institución religiosa y sus fieles. Los responsables deben rendir cuentas”, ha lamentado por su parte la Misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) en su cuenta de Twitter.

Testigos del portal de noticias Jaama Press han informado de al menos dos explosiones en la mezquita, coincidiendo durante las oraciones del viernes, aunque otras fuentes de la cadena Tolo News elevan a tres el total de detonaciones, todas simultáneas, lo que implicaría la existencia de múltiples atacantes.

Posteriormente, el portavoz talibán, Zabibulá Muyahid, ha condendado “el bárbaro ataque contra civiles en una mezquita en Kandahar”, y expresó su “más sentido pésame a las familias de las víctimas”.

Este atentado tiene lugar una semana después del atentado perpetrado por la filial afgana de Estado Islámico contra otra mezquita chií, esa vez en la localidad de Jan Abad, provincia de Kunduz, que dejó al menos 120 muertos y 150 heridos.