Seguridad en los huevos frescos

Compartir

Los huevos son uno de los alimentos más nutritivos y económicos que nos ofrece la naturaleza. Pero es importante el cuidado en la manipulación y preparación de huevos o derivados frescos.

¿Por qué es importante?

Los huevos frescos, conocidos generalmente como huevos crudos, aun los que tienen cáscaras limpias y sin rajaduras, podrían contener bacterias llamadas, entre las más comunes, la Salmonella, que pueden causar intoxicación alimentaria.

Al preguntarle a la nutricionista Sarha De León y al CDC <Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades>, nos comentaron lo siguiente con el fin de lograr mejorar la ingesta de los huevos sin posibles infecciones.

¿Cómo reducir la posibilidad de contraer infección por estas bacterias?

  • Desechar los huevos que vean muy sucios o rotos.
  • Mantener los huevos refrigerados a 4°C o menos en todo momento.
  • Comprar con proveedores que mantengan los huevos refrigerados.
  • Los huevos deben cocinarse a una temperatura interna de 71°C o más.
  • Asegurarse que los alimentos que contengan huevos crudos o poco cocidos estén hechos solo con huevos pasteurizados.
  • Lavarse las manos y los utensilios que estuvieron en contacto con los huevos crudos.
  • No mantener los huevos o alimentos hechos con huevos a temperatura ambiente por más de 1 hora.

Síntomas de intoxicación alimentaria

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Diarrea y cólicos abdominales.
  • Debilidad.

¿Cuándo acudir al médico?

  • Diarrea que no mejora después de 2 días.
  • Vómitos que duran más de 2 días.
  • Signos de deshidratación como orinar poco, sed excesiva, mareos, boca seca, aturdimiento y orina oscura.
  • Fiebre de más de 39°C.
  • Heces con sangre.

Individuos de mayor riesgo

  • Niños menores de 5 años.
  • Adultos mayores de 65 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas con sistemas inmunes debilitados como personas con cáncer, VIH/SIDA, diabetes o transplante de organos.

¿Cuándo acudir al médico?

  • Diarrea que no mejora después de 2 días.
  • Vómitos que duran más de 2 días.
  • Signos de deshidratación como orinar poco, sed excesiva, mareos, boca seca, aturdimiento y orina oscura.
  • Fiebre de más de 39°C.
  • Heces con sangre.

Sin embargo es importante mencionar, como nos comenta la nutricionista De León, que el comer un huevo diario es una de las mejores formas de mantener los nutrientes necesarios que podría necesitar el organismo; desde temprana edad. Aproximadamente, el huevo contiene unos 6.29 gramos de proteínas, 3.6 de los cuales, provienen de la clara del huevo. Además de las proteínas, encontramos otros nutrientes en la clara del huevo, como por ejemplo, selenio, vitamina D, B6 niacina, ácido fólico, vitamina B12, calcio, hierro, cobre, zinc y sodio.


Compartir