Revelan que los muertos en el operativo de Jacarezinho fueron disparados por la espalda y a corta distancia

Compartir

Los informes forenses de las 27 personas abatidas por la Policía Civil durante el operativo contra el narcotráfico que se llevó a cabo el pasado mes de mayo en la favela de Jacarezinho, en Río de Janeiro, han revelado que algunas de las víctimas recibieron hasta seis disparos por la espalda a muy corta distancia.

El considerado como el operativo más letal de los últimos años en Río de Janeiro, puso en el punto de mira la labor de la Policía, la cual está siendo investigada por la Fiscalía después de las denuncias presentadas por supuestos abusos cometidos por los agentes.

De acuerdo con los informes forenses a los que ha tenido acceso el diario ‘O Globo’, las 27 víctimas mortales fueron alcanzadas en 73 ocasiones por los disparos de los policías. Al menos cuatro fueron abatidos por la espalda, mientras que algunos de ellos recibieron un tiro a corta distancia, en sintonía con las denuncias de algunos de los testigos que hablaron de ejecuciones.

Masacre

Uno de los cadáveres, que fue tiroteado dentro de su domicilio, presentaba heridas causadas por seis impactos de bala. La investigación refleja que no hay evidencias de enfrentamiento al no hallar marcas de disparo en dirección a los agentes. Otras de las víctimas recibió un disparo a una distancia de unos 60 centímetros, mientras que otros tres cuentan con laceraciones fruto de ser arrastrados una vez muertos.

Todos ellos llegaron a los hospitales ya fallecidos. Muchos de ellos murieron a primeras horas de la mañana y no recibieron asistencia pasado el medio día. La labor de la Policía también fue criticada por desmantelar los escenarios de las muertes y no haber dado tiempo a las autoridades judiciales a confirmar cómo se produjeron los acontecimiento durante aquella madrugada del 6 de mayo.

Por su parte, la Policía Civil ha señalado que esta información “es compatible” con casos que se producen durante “conflictos armados en ambientes reducidos”, pero ha pedido esperar a “confrontar el resto de pruebas, evitando así conclusiones apresuradas”.

Narcotráfico

El operativo, durante el cual también falleció un agente, investigaba el reclutamiento de niños y adolescentes para llevar a cabo actos delictivos, como asesinatos, robos o secuestros. Según la Policía, el narcotráfico en esta zona adopta “tácticas de guerrilla”, incluido el uso de armas pesadas y “soldados”.

Jacarezinho está considerada como la base del Comando Vermelho, el grupo narcotraficante con mayor actividad en Río de Janeiro. La favela está llena de callejones y rodeada de barricadas instaladas por los grupos de delincuentes, lo que dificulta el acceso de vehículos blindados, entre otros.


Compartir