Realizarse mamografías de forma regular sin saltarse ninguna reduce sustancialmente el riesgo de morir de cáncer de mama

Compartir

La asistencia a mamografías de forma regular reduce sustancialmente el riesgo de morir de cáncer de mama, según un gran estudio realizado sobre más de medio millón de mujeres, publicado en la revista ‘Radiology’.

Los investigadores añaden que las mujeres que se saltan incluso una mamografía programada antes de un diagnóstico de cáncer de mama enfrentan un riesgo significativamente mayor de morir a causa del cáncer.

  • La detección del cáncer de mama con mamografía ha ayudado a reducir las muertes relacionadas con enfermedades al permitir la detección del cáncer en etapas más tempranas y tratables.
  • A pesar de la eficacia bien establecida de la mamografía, muchas mujeres no participan en los exámenes de detección recomendados.

Estudio

En el nuevo estudio, dirigido por László Tabár, del Falun Central Hospital, en Suecia, y financiado por la American Cancer Society, un equipo multinacional de investigadores examinó más detalladamente los patrones de asistencia a las pruebas de detección para refinar aún más las estimaciones de riesgo de mortalidad.

Analizaron datos de casi 550,000 mujeres elegibles para la mamografía en nueve condados suecos entre 1992 y 2016. Las mujeres se dividieron en grupos según su participación en los dos exámenes de detección programados más recientes antes del diagnóstico de cáncer.

Resultados

  • Las mujeres que participaron en ambas sesiones de detección antes del diagnóstico se identificaron como participantes en serie
  • mientras que las que no asistieron a ninguna de las oportunidades de detección se clasificaron como no participantes en serie.
  • El análisis mostró que la participación en las dos citas de detección de mamografías más recientes antes de un diagnóstico de cáncer de mama proporciona una mayor protección contra la muerte por cáncer de mama que la participación en ninguno o solo en un examen.
  • La incidencia de cánceres de mama que resultaron fatales dentro de los 10 años posteriores al diagnóstico fue 50% menor para las participantes en serie que para las no participantes en serie.
  • En comparación con las mujeres que asistieron solo a una de las dos evaluaciones anteriores, las mujeres que asistieron a ambas tuvieron una reducción del 29% en la mortalidad por cáncer de mama.

“La participación regular en todas las pruebas programadas confiere la mayor reducción en el riesgo de morir de cáncer de mama”, apunta el autor principal del estudio, Stephen W. Duffy, profesor de detección del cáncer en la Universidad Queen Mary de Londres.

Duffy añade que los resultados agregan más evidencia para respaldar la detección regular con mamografía como un medio para reducir las muertes relacionadas con el cáncer de mama.


Compartir