Pruebas falsas: Atila Biosystems se desliga y afirma que fue un “fraude local”

Compartir

Por medio de un comunicado, la empresa Atila Biosystems, un laboratorio vinculado a la empresa Kron Científica e Industrial Sociedad Anónima, aseguró que el fraude de 30 mil pruebas falsas para detectar el Covid-19, las cuales fueron vendidas al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social sería una posible estafa de fabricación local.

Atila Biosciences se ha enorgullecido de trabajar con varios distribuidores de laboratorio y diagnóstico a nivel mundial para montar una respuesta sólida a la pandemia en un momento en que muchos países, incluida Guatemala, tenían dificultades para acceder a pruebas precisas”, indicó.

En ese sentido, añade que para garantizar que se mantuviera el más alto estándar de calidad, Atila trabajó con sus socios para validar su prueba iAMP COVID-19 con el laboratorio nacional de Guatemala.

Luego nos dispusimos a trabajar con varios laboratorios y distribuidores locales para poner nuestra prueba iAMP a disposición de los guatemaltecos”, afirma.

Relación con Kron Científica e Industrial

En el comunicado explican su relación con Kron Científica e Industrial, Sociedad Anónima, quien asegura fue uno de los socios con los que Atila trabajó para que las pruebas de COVID-19 estuvieran disponibles en Guatemala. “Iniciamos nuestra relación con ellos el 1 de junio de 2020 e hicieron el primer pedido con el número de lote COVID20200610 de 12 kits de 1,200 pruebas disponibles”, expresa.

El 18 de enero de 2021, el Gobierno de Guatemala se puso en contacto con nosotros como parte de una investigación sobre pruebas sospechosas defectuosas con el número de lote COVID20200423, que se proporcionaron al Gobierno con la etiqueta de nuestra empresa”, añade.

Asimismo, aseguran que “de inmediato Atila realizó una rápida investigación interna. En el sistema de fabricación se tiene proveedores fijos de tubos de reactivo y cada componente del kit empaquetado está codificado con un color particular. Según la imagen proporcionada por el Gobierno de Guatemala, ni la marca ni el color de los tubos del reactivo en el número de lote COVID20200423 coincide en los que Atila usó para el auténtico kit iAMP. Además, confirmamos que ninguno de los empleados de Atila proporcionó a Kron ningún envío fuera de los pedidos registrados. Consultamos a nuestros socios de distribución locales y confirmamos que ninguna de las pruebas del lote COVID20200423 se vendió a Kron para su uso en Guatemala”.

Por lo anterior, Atila asegura en el comunicado que el presunto fraude perpetrado “fue una fabricación local, y Atila Biosystems trabajará activamente para apoyar al Gobierno de Guatemala para garantizar que se haga justicia”.

Además, aseguran: “tener una supervisión clara de cualquier entrega y distribución adicional de nuestras pruebas iAMP en Guatemala, nombraremos un representante exclusivo y un punto de contacto para trabajar con las autoridades locales en el futuro”, puntualizaron.

INACIF examinará pruebas falsas

Tras una denuncia que realizara el Ministerio de Salud por  30 mil pruebas falsas para detectar el Covid-1, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) verificará la veracidad de las mismas. Además, algunos funcionarios podrían haber falsificado varios documentos.

La Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público (MP) ya ha informado que envió muestras al INACIF para establecer la veracidad de las mismas.

La adquisición de esas pruebas se realizó para los hospitales regionales de Zacapa, Huehuetenango y Chimaltenango. Tres ofertas fueron presentadas, una de ellas la de Kron, la cual ofreció los test por 8 millones de quetzales, pero al final se pagó 7.4 millones de quetzales.


Compartir