Ómicron activa las alarmas en todo el planeta

La nueva variante del coronavirus principia a expandirse por todos los continentes

Cuando el mundo estaba comprobando que hace falta luchar más contra la pandemia por el covid-19, aparece una nueva variante –la quinta– del SARS-Cov-2, que alarma al mundo por lo que hasta ahora se sabe de ella.  La OMS ya ha advertido a todos los países que el riesgo que se avecina es preocupante.

Richard Morton

Nueva York – El hallazgo de una nueva variante del coronavirus hizo que muchos países volvieran a imponer restricciones a viajeros, pero los primeros indicios muestran que esta nueva variante puede provocar más problemas a la humanidad de los que hemos visto hasta ahora en la lucha contra la pandemia.

Ómicron es una de las cinco variantes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera depreocupación, y advierte que esta cepa representa un serio peligro para la salud pública por cinco razones fundamentales: 1.- Aumenta el nivel de contagio; 2.- Es más virulenta que las anteriores variantes; 3.- Son menos eficientes las medidas sociales para prevenir; 4.- Es necesario un cambio en la forma de tratamiento clínico; y 5.- Puede disminuir la efectividad de las vacunas.

Hasta la fecha han sido identificadas por la OMS 14 variantes de SARS-CoV-2 que han dejado de ser monitoreadas porque ya no circulan a niveles considerados significativos para la salud pública global.

Vuelven las preocupaciones

Aunque Europa y otros países han mostrado un repunte en el caso de contagios en el último mes, parecía que el mundo empezaba a tener control sobre la pandemia –al menos en un nivel aceptable–.  Sin embargo, la presencia de ómicron, detectada por primera vez en Sudáfrica, pero ya con varios casos reportados en otros países, ha vuelto a disparar las alarmas en todo el planeta.

La última es la versión más mutada descubierta hasta ahora, y tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como “horrible”, mientras que otro dijo que es la peor variante que habían visto, según reportó James Gallagher, corresponsal de Salud de la BBC.

La OMS dijo en un comunicado que la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección. Aunque los científicos consideran que es pronto para tener conclusiones, los primeros indicios encontrados en los estudios realizados, confirman que el potencial es altamente superior a las cepas conocidas hasta este momento.

Varios países han anunciado de inmediato restricciones para que ingresen en su territorio visitantes de países provenientes de la región sur de África, pero no se descarta que pronto la medida pueda ser ampliada.

La Comisión Europea les recomendó a los países miembros la introducción de un “freno de emergencia” a todos los viajes desde el sur de África.

De inmediato ha brotado también una cadena de especulación, por lo que la OMS anuncia que se darán a conocer todos los descubrimientos científicos que se logren en este tiempo. 

Entre las reacciones a lo sucedido, se ha visto la caída de algunas bolsas, principalmente en el mercado asiático.

¿Qué esperar?

A estas alturas, no se puede saber con certeza si la nueva mutación causará mayor gravedad del covid-19, pero algunos análisis sugieren que existe la posibilidad de que tenga un impacto diferente en los infectados.

También sabemos que ha mutado mucho. Un informe de la BBC destaca: El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, dijo que hay una constelación inusual de mutaciones y que es muy diferente a otras variantes que han circulado.

Además de las restricciones de vuelos desde Sudáfrica, varios países europeos hacen obligatorio nuevamente el uso de la mascarilla para evitar contagios.

Esta variante nos sorprendió. Tiene un gran salto en la evolución y muchas más mutaciones de las que esperábamos, señaló.

Agrega la agencia inglesa: Es muy probable que este nivel de mutación provenga de un solo paciente que no pudo vencer al virus. El hecho de que haya muchas mutaciones no es automáticamente algo malo. Es importante saber qué están haciendo realmente esas mutaciones.

Pero la preocupación radica en que este virus ahora es radicalmente diferente al original que surgió en Wuhan, China. Eso significa que las vacunas, que fueron diseñadas con la cepa original, pueden no ser tan efectivas.

El profesor Richard Lessells, de la Universidad de KwaZulu-Natal en Sudáfrica, dijo a la BBC: Nos preocupa que este virus pueda tener una transmisibilidad mejorada, una capacidad mejorada para propagarse de persona a persona, pero también podría evitar partes del sistema inmunológico“.

Ha habido muchos ejemplos de variantes que parecían aterradoras sobre el papel, pero que no llegaron a nada. La variante Beta estaba en la cima de las preocupaciones de los expertos a principios de año porque era la que mejor para escapaba del sistema inmunológico. Pero al final fue la delta, que se extendió más rápido, la que se apoderó del mundo.

Es pronto para sacar conclusiones

Los estudios científicos en el laboratorio darán una imagen más clara, pero las respuestas llegarán más rápidamente al monitorear el virus en el mundo real.

Aún es pronto para sacar conclusiones claras, pero ya hay indicios que están causando preocupación.

Ha habido 77 casos totalmente confirmados en la provincia de Gauteng en Sudáfrica, cuatro casos en Botswana y uno en Hong Kong (que está directamente relacionado con los viajes desde Sudáfrica).

Sin embargo, hay indicios de que la variante se ha extendido aún más.

Pero esto no nos dice si se propaga más rápido que la delta, si es más severa o hasta qué punto puede evadir la protección inmunológica que proviene de la vacunación.

La cuestión del nombre

Esta es la explicación que hace la agencia BBC: Desde principios de junio, el organismo usa las letras del alfabeto griego para referirse a las distintas variantes.

Es una medida, señala, para simplificar la discusión y ayudar a eliminar el estigma que puede generar que una variante vaya asociada al nombre de un país.

Ningún país debe ser estigmatizado por detectar y reportar variantes, tuiteó a finales de mayo Maria Van Kerkhove, líder técnica de covid-19 de la OMS.

Sin embargo, al nombrar la nueva mutación, los técnicos encontraron algunos obstáculos. La letra correcta después de mu, en el orden del alfabeto griego, sería nu, cuya pronunciación que es semejante a la palabra new (nuevo/a en inglés).

La siguiente sería xi, pero este es un apellido común, según dijo la OMS en un comunicado a Reuters.

Por eso, la OMS decidió saltar esas dos letras y nombrar la nueva variante Ómicron.