Los linchamientos se mantienen en Guatemala pese a la pandemia

El linchamiento como respuesta popular a la inseguridad persiste en Guatemala, una práctica que no cesa a pesar de la pandemia del nuevo coronavirus, señaló este miércoles un informe del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM).

En los primeros cinco meses de 2020, la organización de derechos humanos registró 27 linchamientos en Guatemala en los que murieron dos personas, dijo en conferencia de prensa virtual Karla Campos, coordinadora del área de Transparencia del GAM.

Los linchamientos reportados entre enero y mayo pasados ocurrieron en los departamentos de Chimaltenango, San Marcos, Huehuetenango, (oeste), Guatemala (centro) y Alta Verapaz (norte).

Pese a que estamos en una emergencia de salud, se siguen dando este tipo de crímenes”, vinculados a la justicia popular para castigar “hechos delictivos”, explicó Campos.

La coordinadora agregó que los linchamientos en su mayoría están relacionados a la acusación de personas de cometer robos y cobro de extorsiones a comerciantes, y en algunos casos a señalamientos de abuso sexual.

Según el GAM, los linchamientos de este año se mantienen en el mismo nivel de 2019, con un promedio de cinco casos mensuales. El año pasado el grupo documentó 11 personas muertas y 59 heridas en linchamientos.

Mario Polanco, director de la organización humanitaria, señaló que el gobierno del presidente Alejandro Giammattei ha desatendido el fortalecimiento a la seguridad ciudadana por la crisis de la covid-19.

Le puede interesar:

Se ha preocupado (Giammattei) mucho menos de la seguridad. Como resultado de ello es que la población, a pesar de la pandemia, continúa sufriendo los embates de la inseguridad“, precisó el activista. 

En los últimos 12 años, según el GAM, los linchamientos han dejado 361 muertos y 1,396 heridos en Guatemala, un país de cerca de 17 millones de habitantes. Solo en 2013 murieron 53 personas por esta práctica. 

Los linchamientos se han vuelto frecuentes en Guatemala ante la desconfianza de los pobladores hacia los cuerpos de seguridad y justicia, en medio de una ola de violencia que deja unas 6,000 muertes al año. Casi la mitad de los crímenes están asociados a las pandillas y al narcotráfico.

Guatemala suma 47,605 contagios de coronavirus, entre ellos 1,835 muertos y 34.488 recuperados. 

El país comenzó el lunes una reapertura gradual de varias actividades económicas, como los centros comerciales y el transporte público.