Las pinturas hiperrealistas de un artista autodidacta te harán dudar de si son o no fotografías de paisajes

Compartir

El artista británico Darren Reid es capaz de reproducir cualquier escenario con tal nivel de detalle que convierte el lienzo en una pieza fotorrealista.

Sus pinturas, técnica aparte, todas tienen una vaga familiaridad. Parecen tan simples y sencillos, nítidos. Curiosamente, el hecho de que estén pintadas y no fotografiadas les otorga un elemento de realidad onírica o soñada.

Darren, a diferencia de otros artistas, no cuenta con una formación profesional, pues tomó un pincel por primera vez en 2012. Este dato que pone al alza su talento innato para reproducir fielmente la realidad como lo hace.

Tenía algunas ideas sobre el arte que le gustaba, pero sin experiencia ni formación, simplemente siguió adelante y lo hizo.

Ideas complejas

En su estudio, situado en Derbyshire, Reino Unido, Darren, de 50 años, se dedica a la creación de proyectos hiperrealistas a los que dedica entre dos y cuatro meses, dependiendo de la complejidad de la idea.

Si bien algunos han descrito su trabajo como fotorrealismo, Reid nunca reproduce una sola fotografía. Reid dibuja una escena a mano, trabajándola en un panel o lienzo, y solo utiliza fotografías para obtener información para su trabajo.

A primera vista, el trabajo de Darren parece representar una simple granja o una calle principal estadounidense, pero el detalle y el realismo con el que están hechas hacen que su obra cobre protagonismo.


Compartir