Las exposiciones de moda triunfan en Francia en plena pandemia

Compartir

Desde la primera retrospectiva sobre Chanel hasta una muestra sobre la faceta desconocida de Man Ray en el mundo de la alta costura, las exposiciones sobre la moda hacen furor en Francia en plena pandemia.

“Hay necesidad de valores culturales (…) y las exposiciones de moda son muy accesibles”, explica el historiador de moda Olivier Saillard. 

Desde finales de septiembre, Saillard presenta la segunda parte de la exposición sobre las creaciones de Azzedine Alaïa y Cristóbal Balenciaga. Como muchas otras, esta muestra en la Fundación Alaïa en París fue inaugurada durante la Semana de la Moda en la capital francesa.

Dos semanas de espera

En el Palacio Galliera de París, para visitar la inédita retrospectiva sobre Chanel, hay dos semanas de espera para reservar en línea las entradas.  

“Tenemos una relación muy íntima con la moda, nos expresamos a través de nuestra ropa. En las exposiciones de moda, tenemos una expresión visual que no intimida a la gente, (los visitantes) se sienten cómodos, libres de dar su opinión”, explica la española Miren Arzalluz, directora del Palacio Galliera. 

Desde la camiseta marinera creada en los años 1910 hasta los trajes de tweed que siguen imperando en los desfiles de la firma, o el indispensable perfume Nº 5, los visitantes, siempre con mascarilla, descubren el inconfundible estilo Chanel. 

En el Museo de los Tejidos en Lyon (centro-este), es cierto que la exposición dedicada a la subversiva diseñadora británica Vivienne Westwood, inaugurada en plena epidemia, atrae a menos público que la anterior muestra, consagrada a Yves Saint Laurent, y que recibió 80.000 visitas antes de la crisis sanitaria.  

“La gente sale menos, no hay turistas”, explica a la AFP Esclarmonde Monteil, directora del centro. Pero, teniendo en cuenta el contexto, las cifras no son tan bajas, con 350-500 visitantes por día para Westwood, frente a las 700-800 para Saint Laurent.

“Maravillar para instruir”

“La moda no existe sola, vemos referencias entre la moda, y las artes decorativas, es muy interesante para nosotros, esto hace descubrir otras disciplinas a los visitantes que vienen para la moda”, resalta Monteil.

El Museo de Historia Natural de París “maravilla para instruir” a través del universo de las piedras preciosas, en una muestra que combina la geología con las creaciones de la casa de alta joyería Van Cleef & Arpels.

“Lo que nos maravilla es el lado efímero y frágil de la belleza que vemos en la naturaleza, como las flores, las mariposas… Y la piedra preciosa, un objeto inerte que dura eternamente, captura esa vida en movimiento cuando miramos en su interior”, detalla Nicolas Bos, presidente de Van Cleef & Arpels.

El Museo del Luxemburgo en París apuesta también por la moda y presenta a Man Ray como fotógrafo de alta costura, un lado poco conocido hasta ahora del artista estadounidense.

Antes, “nunca en el título de una exposición hubo la palabra moda”, señala Alain Sayag, comisario científico de la muestra “Man Ray y la moda”. “Es una elección premeditada, para hacer entrar la moda a través de un artista conocido” en un museo famoso por sus “exposiciones patrimoniales y de pintura”.

Declive de las revistas

  • Según Esclarmonde Monteil, desde hace unos 10 o 15 años, “se ha dejado de considerar la moda como una cosa fútil y efímera.
  • Forma parte de una evolución artística y no es tan efímera como se piensa, se observa el regreso de las formas, de los estilos”. 
  • Para Olivier Saillard, el éxito de las muestras de moda también está relacionado con “el declive de las revistas y de la moda en la televisión”. 
  • “El éxito de la exposición sobre Dior con 700,000 entradas en 2018 en el Museo de Artes Decorativas de París” no tiene equivalente en términos de lectorado en la prensa de moda, afirma. 

Compartir