La idea de rebautizar calle en Israel con el nombre de diva egipcia desata una polémica

Compartir

¿Se puede rebautizar una calle en Israel con el nombre de una diva egipcia? El alcalde de Haifa, tercera ciudad del país, dio su luz verde a la idea y provocó una polémica con aquellos que consideran a Umm Kalzum, leyenda de la canción árabe, como una “enemiga” del Estado hebreo.

Apodada el “Astro de Oriente”, la cantante desarrolló su carrera desde los años 1920 hasta la década de 1970 y su voz suena aún hoy en día en todo el mundo árabe, así como en Israel.

Entre sus admiradores están los árabes israelíes, descendientes de los palestinos que permanecieron en sus tierras cuando se creó el Estado hebreo en 1948, y que representan el 20% de la población del país.

En Haifa, son el 10% de los 300,000 habitantes de la gran ciudad del norte de Israel.

Para subrayar la diversidad de la ciudad, “que representa un modelo de coexistencia entre judíos y árabes”, la alcaldía que encabeza la edil judía Einat Kalisch-Rotem decidió a mediados de julio rebautizar una calle con el nombre de Umm Kalzum.

La diva, que se presentó en los escenarios de Haifa en los años 1930, es “una de las cantantes más grandes de música árabe”, argumentó la municipalidad, que aún debe elegir la calle que cambiará de nombre.

“La presencia y arraigo”

Para Raja Zaatreh, consejero municipal, el hecho de que su ciudad honre a este artista es una forma de reconocer “la presencia y arraigo” local de la comunidad árabe israelí, que estima a menudo ser víctima de discriminación social.

Pero la idea de tener una “calle Umm Kalzum” en Haifa, incluso en un barrio árabe, no es del agrado de todos.

El diario local “Kol Po” (“Todo aquí” en hebreo) publicó en portada una gran foto en blanco y negro de la cantante y sobre ella una franja con la mención “Ahora tengo un fusil, llévame contigo a Palestina”, una frase extraída de una de sus canciones consagradas a la causa palestina.

“Vergonzoso”

Umm Kalzum, nacida en 1898, interpretaba melodías sentimentales y religiosas, pero también patrióticas.

Durante la Guerra de los Seis Días de 1967 -que enfrentó a Egipto con Israel-, cantó: “Volveremos por la fuerza de las armas (…). El ejército de los árabes está contigo (…). La tragedia de Palestina te empuja hacia la frontera (…) La victoria es para ti”.

En las columnas de “Kol Po”, el diputado del Likud (derecha) Ariel Kallner dijo estar “triste” por la decisión de celebrar a una artista “que llamó a la destrucción del Estado judío”. Kallner aseguró que encontrará “medios para prohibir el cambio de nombre”.

Muy activo en las redes sociales, el hijo del primer ministro Benjamin Netanyahu, Yair, tuiteó de inmediato: “Vergonzoso y loco”.

La decisión en junio de rebautizar una calle de Ramla (centro de Israel) con el nombre de la cantante ya había provocado una polémica.

“Comenzó por Jerusalén (donde un calle fue renombrada en 2012, ndlr), luego en Ramla y termina en Haifa”, fustigó el periodista Eldad Beck den el diario Israel Hayom.

Bautizar una calle con el nombre de Umm Kalzum consiste “en conmemorar a una de las enemigas más grandes e influyentes de Israel que quería aniquilar al Estado” hebreo , afirmó.

Pero la cuestión “Umm Kalzum” no puede reducirse a una oposición entre judíos y árabes porque “la cuarta pirámide de Egipto”, otro de sus apodos, también es muy popular entre los judíos sefardíes, es decir oriundos de países árabes, explica Jonathan Mandel, investigador en lengua y cultura árabes de la Universidad Ben Gurion de Neguev (sur).

“Los judíos ultraortodoxos sefardíes crecieron entre Umm Kalzum y Mohamed Abdel Wahab”, otro cantante egipcio, confirma Ariel Cohen, músico israelí sefardí.

Para Cohen, “Umm Kalzum no una enemiga”: Es cierto que ha interpretado canciones patriótica cuando Israel y Egipto estaban en guerra -antes de firmar un acuerdo de paz en 1979-, pero es “natural para los cantantes cantar canciones patrióticas en tiempos de guerra”, justifica.


Compartir