El anuncio llega luego del fracaso de Spirt por fusionarse con Frontier Airlines

JetBlue acuerda comprar Spirit por US$3.800 millones de dólares

  • El anuncio llega luego del fracaso de Spirt por fusionarse con Frontier Airlines

JetBlue Airways acordó comprar Spirit Airlines por 3.800 millones de dólares y crear la quinta aerolínea más grande de Estados Unidos si el acuerdo logra obtener la aprobación de los reguladores antimonopolio.

El acuerdo del jueves culminó una guerra de ofertas de meses y llega un día después de que fracasara el intento de Spirit de fusionarse con la aerolínea económica Frontier Airlines.

El director ejecutivo de Spirit, Ted Christie, se ve envuelto en la incómoda posición de defender una venta a JetBlue después de argumentar con vehemencia en contra, diciendo que los reguladores antimonopolio nunca permitirían que sucediera.

“Obviamente, se ha dicho mucho en los últimos meses, siempre con nuestras partes interesadas en mente”, dijo Christie en CNBC. “Hemos estado escuchando a la gente de JetBlue, y tienen muchos buenos pensamientos sobre sus planes para eso”.

El CEO de JetBlue, Robin Hayes, siempre ha argumentado que un JetBlue más grande crearía más competencia para las cuatro aerolíneas que controlan alrededor del 80% del mercado estadounidense: American, United, Delta y Southwest.

Las acciones de Spirit, con sede en Miramar, Florida, subieron un 3,5% en la campana de apertura del jueves, a 25,15 dólares, todavía por debajo del precio que ofrece JetBlue. Las acciones de JetBlue se mantuvieron prácticamente planas.

Spirit Airlines regularmente termina como la peor, o cerca de la peor, cuando las aerolíneas se clasifican según la tasa de quejas de los consumidores. Aún así, a algunos defensores de los consumidores les preocupa que las tarifas aumenten si desaparece.

Spirit y sus rivales similares, Frontier y Allegiant, cobran tarifas muy bajas que atraen a los viajeros de ocio más conscientes de su presupuesto, aunque agregan más tarifas que pueden aumentar el costo de volar.

“Spirit va a desaparecer, y con él, su estructura de bajo costo”, dijo William McGee, del Proyecto de Libertades Económicas Estadounidenses que se opone a las fusiones. “Una vez que Spirit sea absorbida (en JetBlue), no hay duda de que las tarifas van a subir”.

Otros, sin embargo, dicen que Frontier crecerá (tiene una gran cantidad de aviones pedidos) y llenará cualquier vacío dejado por Spirit en el segmento más barato del mercado de viajes aéreos.

JetBlue y Spirit continuarán operando de manera independiente hasta que los reguladores y los accionistas de Spirit aprueben el acuerdo, con sus programas de lealtad y cuentas de clientes separados.

Las compañías dijeron que esperan concluir el proceso regulatorio y cerrar la transacción a más tardar en la primera mitad de 2024. Si eso sucede, la aerolínea combinada tendría su sede en la ciudad natal de JetBlue, Nueva York, y estaría dirigida por Hayes. Tendría una flota de 458 aviones.