Homenaje al cineasta brasileño Glauber Rocha en la Fiesta de Roma

Compartir

Con un documental sobre su exilio voluntario en Italia en la década del 70, la Fiesta del Cine de Roma rindió homenaje al fallecido realizador brasileño Glauber Rocha, considerado el padre del “cinema novo”.

  • El documental, que lleva el título “Glauber, claro”
  • realizado por el director de cine brasileño César Augusto Meneghetti, de 55 años
  • introduce al espectador en el espíritu de Rocha, en su vital creatividad acompañada por la necesidad de protestar a su manera contra un sistema y un mundo que rechazaba.

“Es un metafilme, nos metimos dentro de un filme y en su mundo”, confesó a la AFP desde Brasil Meneghetti, quien no pudo asistir a la proyección este lunes en el auditorio MAXXI de Roma por la pandemia. 

Claro

La película, dedicada al influyente director, actor y guionista, fallecido en 1981 a los 43 años, se inspira en el film “Claro”, rodado por Rocha en Roma en 1975 durante su exilio en Italia.

El mosaico de recuerdos, de amigos, de actores, de colaboradores y críticos, describe una generación entera, que ayer como hoy, creía en principios y se sentía políticamente comprometida.

“Nos guió en el montaje la sinceridad, lo emocional, lo que salía del corazón, la cronología no contaba. Nos dejamos llevar”, confesó Meneghetti.

“Muy actual”

Conocido por sus filmes políticos, expresados de manera fuerte, a menudo combinados con misticismo y folclore, entre ellos “Deus e o Diabo na Terra do Sol”, de 1964, pero también por su particular estilo y fotografía, Rocha resulta 45 años después muy actual.

“Esos jóvenes de 80 años que entrevisté son aún muy vitales y creen todavía que hay que luchar por un mundo mejor”, asegura en un perfecto italiano Meneghetti, que quería realizar el filme desde el 2005, cuando estudiaba en el Centro Experimental de Cine de Roma.

Rocha, que relataba historias entre verdad e imaginación, fue en varias ocasiones censurado en Brasil durante la dictadura  militar (1964-1985) por lo que se marchó de su país para vivir en muchos lugares, tales como  España,  Chile , Italia y  Portugal. 

“Era un visionario. Se anticipó al hombre global y era también un pensador”, sostiene el cineasta, que no lo conoció personalmente.

El documental aborda, sin decirlo explícitamente, argumentos muy actuales en su país como el autoritarismo, la violencia estatal, el racismo y utiliza material inédito de los archivos históricos de la televisión estatal italiana.

“Ha sido una fortuna poder mostrar un pedazo  importante de la historia del cine”, resume Meneghtti.


Compartir