Hernández Azmitia representará al Gobierno en la CIDH

Compartir

Luis Hernández Azmitia, diputado de la bancada Movimiento Reformador (MR), fue designado de forma “política” como ministro consejero de la misión permanente de Guatemala en la Organización de Estados Americanos (OEA).

La ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, afirmó que el parlamentario no tiene conocimientos, experiencia o estudios sobre relaciones exteriores, ni ha desarrollado una carrera en la Cancillería, solo tiene “algunos conocimientos sobre el tema de familia”.

Hernández Azmitia ha sido aliado del gobierno del presidente Jimmy Morales durante toda su administración y a pesar de que su puesto es el segundo más importante, este asumirá una responsabilidad que históricamente ha sido delegada al jefe de esa misión diplomática en la OEA. El legislador será el representante del Gobierno de Guatemala ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Jacqueline Melgar Figueroa, hija del diputado Herberth Melgar Padilla también fue nombrada consejera en la OEA, esto no obstante a no tener ni un año de experiencia en la Cancillería y servicio diplomático.

Defiende nombramientos

Sandra Jovel anunció la “designación política” de Hernández Azmitia, después de defender la carrera diplomática de los exviceministros, Pablo García y Luis Fernando Carranza. Estos funcionarios dejaron en diciembre sus cargos para asumir como embajadores de Guatemala en Canadá, en el caso de García; y Carranza, por su parte, fue enviado a Italia.

La Canciller no explicó los otros nombramientos, como el de Franklin Smile Flores Mayorga, quien sin ninguna experiencia y carrera diplomática fue enviado como secretario y cónsul de Guatemala en Israel.

Sobre el Acuerdo Ministerial que establece un nuevo reglamento para delegar a las personas del servicio diplomático, la Canciller señaló que no lo hizo para proteger a los diplomáticos recién nombrados y solo se limitó a explicar y a defender el artículo que trata sobre el tiempo en el exterior. En el acuerdo se estableció que el tiempo para permanecer como embajador debe ser menos de tres años, ya que muchos han pasado hasta más de 20 años en sus cargos en el extranjero.

Investigan casos

Jovel anunció que esta semana dará a conocer los resultados de la investigación que se hizo a la denuncia en contra de Arturo Jutzuy Hernández, agregado cultural de la Embajada de Guatemala en España. Jutzuy provocó un escándalo afuera de un club nocturno en Madrid después de que se negó a pagar su cuenta de consumo de 1mil 300 euros.


Compartir