El tirador de Chicago confesó haber dado muerte a siete personas

El tirador de Chicago confesó haber dado muerte a siete personas

  • Confesó haber disparado contra la multitud que participaba en un desfile del 4 de julio

Robert Crimo III, el joven acusado del asesinato de siete personas en un desfile del 4 de Julio en Highland Park, Illinois, compareció por primera vez ante el tribunal el miércoles y confesó haber realizado los disparos, informaron las autoridades.

«Estos son solo los primeros de los muchos cargos que se presentarán contra el señor Crimo», dijo el fiscal estatal del condado de Lake, Eric Reinhart, a los periodistas. “Anticipamos docenas de cargos más centrados en cada una de las víctimas”.

Más de 30 personas resultaron heridas en el ataque.

El sospechoso, de 21 años, apareció desde la cárcel a través de un enlace de video para enfrentar siete cargos de asesinato en primer grado y le fue negada la libertad bajo fianza. Según los informes, no mostró ninguna emoción y habló brevemente.

Las autoridades dicen que Crimo probablemente planeó el tiroteo durante semanas.

Crimo pudo acceder a una azotea que se encontraba en la ruta del desfile desde la que abrió fuego contra la multitud vestido con ropa de mujer, y disparó más de 70 rondas, aparentemente al azar.

El agresor pudo huir de la escena del crimen, si bien finalmente fue arrestado tras varias horas de búsqueda.

Fuentes de la Policía de Chicago informaron que Crimo condujo el automóvil de su madre a Madison, Wisconsin, donde contempló cometer otro tiroteo. Luego regresó a Illinois.

En caso de ser condenado por los siete cargos de asesinato a los que se enfrenta, Crimo sería encarcelado por el resto de su vida sin posibilidad de libertad condicional, detalló el fiscal Reinhart, al anunciar los cargos el martes.

El tiroteo en Highland Park ocurrió más de una semana después de que el presidente Joe Biden firmara la nueva ley sobre control de armas en Estados Unidos aprobada en décadas por el Congreso.

La nueva ley  sancionada por Biden, de carácter bipartidista, se aprobó después de dos tiroteos masivos en mayo, incluido un ataque racista que dejó diez personas muertas en una tienda de comestibles en Búfalo, Nueva York, y un ataqueen una escuela de primaria en Uvalde, Texas, que dejó 19 niños y dos maestras muertos.