EEUU impone nuevas sanciones a las élites rusas, incluido la supuesta amante de Putin

EEUU impone nuevas sanciones a las élites rusas, incluido la supuesta amante de Putin

  • Las sanciones contemplan retiro de visas y restricciones de propiedad (similar a Lista Engel)

Estados Unidos impuso nuevas sanciones el martes contra las élites rusas, incluidos los oligarcas y una mujer, la excampeona olímpica de gimnasta rítmica Alina Kabaeva, a menudo nombrada en los medios como la amante del presidente ruso Vladimir Putin y madre de cuatro de sus hijos.

El Departamento del Tesoro congeló la visa de Kabaeva, de 39 años, y le impuso otras restricciones de propiedad. Es exmiembro de la Duma rusa, el órgano legislativo del país, y también es directora de una empresa de medios nacional rusa que ha promovido la invasión de Ucrania por parte de Moscú.

Los opositores al Kremlin y el crítico de Putin, Alexey Navalny, han pedido sanciones contra Kabaeva, alegando que su medio de comunicación había tomado la iniciativa al presentar los comentarios occidentales sobre la invasión como una campaña de desinformación.

Las nuevas sanciones se han ampliado a Andrei Guryev, fundador y ex vicepresidente de PhosAgro, empresa química líder en Rusia. El yate con bandera de Islas Caimán del empresario, el ‘Alfa Nero’ — valorado en 120 millones de dólares– figura en la nueva lista como propiedad bloqueada. Guryev ya ha sido sancionado por Reino Unido.

Entre otros nombres, también se encuentra Viktor Rashnikov, accionista mayoritario de uno de los mayores productores de acero del mundo, MMK, así como dos subsidiarias. Este empresario ya ha sido sancionado anteriormente por Australia, Canadá, la UE, Suiza y Reino Unido.

Asimismo, de la élite más cercana a Putin, como Natalia Valerievna Popova, primera directora adjunta del Instituto de Desarrollo No Estatal Innopraktika, empresa tecnológica con sede en Rusia.

La Administración Biden ha precisado que las sanciones se extienden a la institución financiera Joint Stock Company Promising Industrial and Infrastructure Technologies «por tratar de eludir las sanciones anteriores impuestas al Fondo Ruso de Inversión Directa».

El Departamento de Estado ha precisado que Washington ha añadido a esa lista a oligarcas rusos como el magnate Dimitri Aleksandrovich Pumpianskii, expresidente de OAO TMK, fabricante mundial ruso de tubos de acero; Andrei Igorevich Melnichenko, presidente de la Comisión de Minería de la Mesa del Consejo de Administración la Unión Rusa de Industriales y Empresarios, y al empresario Alexander Anatolevich Ponomarenko.

Además, el Departamento ha designado a 24 entidades rusas relacionadas con la defensa y la tecnología, así como a «cuatro personas y una entidad que operan ilegítimamente en el territorio de Ucrania en colaboración con Rusia».

«El Departamento de Estado está tomando medidas para imponer restricciones de visa a las personas en relación con la guerra de Rusia en Ucrania. Esto incluye a 893 funcionarios de la Federación Rusa, como miembros del Consejo de la Federación y miembros militares, por amenazar o violar la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de Ucrania», ha explicado en un comunicado.

Dicha lista, según ha comunicado Estados Unidos, incluye a 31 funcionarios de Gobiernos extranjeros que han actuado para «apoyar la supuesta anexión de la región de Crimea en Ucrania por parte de Rusia» y, por tanto, «amenazaron o violaron la soberanía de Ucrania».

Moscú muestra disposición a conversar sobre armas nucleares con Washington

El Kremlin dijo el martes que está listo para entablar conversaciones con Estados Unidos sobre el control de armas nucleares, incluso cuando Rusia y EEUU siguen enzarzados en un tenso enfrentamiento por las acciones de Rusia en Ucrania.

Aun con la voluntad de echar hacia adelante las conversaciones sobre el tratado de armas nucleares, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que tales negociaciones están muy atrasadas. Las declaraciones de Peskov aparecen poco después de que el presidente Joe Biden se mostrara abierto a impulsar un nuevo tratado que reemplazaría al New START, que expira en 2026.