EE.UU. y Canadá destacan la “agenda robusta” en común en la primera reunión bilateral de Biden

Compartir

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró este martes la primera reunión bilateral desde que asumió la presidencia con su homólogo canadiense, Justin Trudeau, en la que compartieron una “agenda robusta” y reiteraron la distanciada relación entre ambos países.

Al encuentro también asistió la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, y la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, así como el secretario de Estado y el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Antony Blinken y Jake Sullivan, respectivamente, y el ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Marc Garneau.

https://twitter.com/JustinTrudeau/status/1364404527294787584?s=20

Tras una reunión privada entre ambos líderes, Biden y Trudeau comparecieron frente a la prensa desde la Casa Blanca.

Amigo cercano

“Estados Unidos no tiene un amigo más cercano, ningún amigo más cercano que Canadá. Por eso usted fue mi primera llamada como presidente, mi primera reunión bilateral”, destacó el mandatario estadounidense.

Biden calificó lo conversado como “una agenda robusta”, detallando que abordaron “la COVID-19, la recuperación económica, el cambio climático, los refugiados y la migración, la lucha por nuestros valores democráticos en un escenario global” y “el fortalecimiento de nuestras propias democracias”.

Por su parte, Trudeau agradeció a Biden que su Administración haya “dado un paso tan grande en la lucha contra el cambio climático”, tras asegurar que “el liderazgo de Estados Unidos se ha echado mucho de menos en los últimos años”.

Además, los líderes pactaron en la reunión virtual de más de dos horas cooperar para fortalecer la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las cadenas de suministro industrial entre ambos países, ya que durante la Administración de su predecesor, Donald Trump, las relaciones entre ambas naciones se habían tensado.

Biden y Trudeau también han abordado lo relacionado con China, y el primero aseguró a su contraparte canadiense que trabajara para la liberación de los dos ciudadanos canadienses detenidos en el país asiático.

“Compromiso compartido con los refugiados”

La migración también fue una de las temáticas abordadas, sobre la que aseguraron que reforzarán el “compromiso compartido de proporcionar un refugio seguro a los refugiados y solicitantes de asilo”.

También anunciaron una próxima reunión ministerial sobre el clima, para “alinear nuestras políticas y nuestros objetivos y alcanzar las cero emisiones netas para 2050”.

Así como la reanudación del Foro sobre la Delincuencia Transfronteriza, un encuentro anual de altos cargos de las fuerzas de seguridad de cada país para examinar formas de colaborar en la lucha contra el terrorismo y los esfuerzos para combatir el contrabando y la delincuencia organizada.

Por último, acordaron modernizar el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (Norad, por sus siglas en inglés), así como dialogar sobre seguridad continental y gobernanza del Ártico.

Aunque la relación entre los países vecinos parece entrar en una suerte de revitalización, todavía existen disputas entre Estados Unidos y Canadá, especialmente en los referente a la postura adoptada por Biden en referencia al oleoducto Keystone XL, ya que una de sus primeras órdenes ejecutivas en el cargo fue paralizarlo.


Compartir