EE.UU. confirma en un informe desclasificado que el príncipe heredero saudí ordenó asesinar a Jashogi

Compartir

Estados Unidos desclasificó este viernes un informe en el que asegura que el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, aprobó la operación en Estambul para “la captura o el asesinato del periodista Yamal Jashogi”.

En el informe se constata que Bin Salmán tiene el control de las organizaciones de Seguridad e Inteligencia por lo que “es altamente improbable que los agentes saudíes llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe“.

El informe constata, asimismo, que siete guardias reales del príncipe, que “solo responden ante él”, participaron en el asesinato del columnista de ‘The Washington Post’.

Amenaza para el reino

El príncipe veía a Jashogi como una amenaza para el reino y apoyó ampliamente medidas violentas para silenciarlo si era necesario”, dice el texto.

Entre los argumentos que añaden los autores del informe se encuentra que participó uno de los asesores más cercanos del príncipe y que este mostró dispuesto a “usar medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero”.

El incidente

Yamal Jashogi acudió a gestionar unos documentos al consulado saudí de Estambul en octubre y nunca salió vivo, ya que fue asesinado y descuartizado por quince agentes saudíes tras sus críticas al Gobierno saudí.

Para llevar a cabo la operación, 15 agentes saudíes llegaron el día dos de ese mes a Estambul bajo el mando de Saud al Qathani, un asesor cercano de Bin Salmán, que incluso dijo en público a mediados de 2018 que él no realizaba acciones sin la aprobación del príncipe heredero.

El informe culmina, por lo tanto, con una lista de individuos que habrían participado en el asesinato del periodista.

Sanciones

Apenas una hora después de la publicación del informe, el secretario de Estado, Antony Blinken publicó un comunicado en el que confirma sanciones a 76 saudíes involucrados con “amenazas a disidentes en el extranjero” más allá del caso Jashogi.

Estos serán identificados y se les denegarán visados para ir a Estados Unidos tanto a ellos como a su familia cercana en una nueva doctrina que se conocerá a partir de ahora como “Prohibición Jashogi”.

“Como medida de seguridad para todos dentro de nuestras fronteras, los autores que atacan a disidentes identificados para un gobierno extranjero no deberían tener permitido llegar a suelo estadounidense”, subraya Blinken.

Blinken recuerda en su comunicado que en octubre  Biden aseguró en el segundo aniversario del asesinato de Jashogi, quien residía en Estados Unidos, “no sería en vano” y señaló que “debe a su memoria luchar por un mundo más justo”.

“Las personas deberían poder ejercer sus Derechos Humanos y libertades fundamentales sin miedo al castigo, represión o daño del Gobierno. Yamal Jashogi pagó con su vida expresar sus creencias”, dice el comunicado.

Blinken ha anunciado que ha encargado al departamento que encabeza que incluya cualquier actividad extraterritorial de este tipo en los reportes anuales sobre países e implantación de los Derechos Humanos.

“Estados Unidos continuará alumbrando a todo gobierno que ataque individuos, tanto dentro como fuera de su territorio, por simplemente ejercer sus Derechos Humanos y sus libertades fundamentales”, dice el texto.

La relación con Arabia Saudí

Sobre la relación que mantendrá Estados Unidos con el reino saudí, Blinken ha asegurado que Biden ya “ha dejado claro que la alianza debe reflejar los valores estadounidenses” y ha asegurado que han “dejado absolutamente claro que las amenazas extraterritoriales y asaltos contra activistas, disidentes y periodistas deben terminar”.

  • “No serán tolerados por Estados Unidos”, recalcó Blinken en referencia a estos actos.

Conversación telefónica

No obstante, antes de la anunciada desclasificación del informe y el secreto a voces sobre su contenido, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló con el príncipe heredero saudí el pasado miércoles.

En la reunión, Biden le transmitió su apoyo en su rivalidad contra Irán y le mostró reconocimiento por la liberación de algunos activistas en el país, lo que se percibió como una muestra de avance en materia de Derechos Humanos.

Arabia Saudí, un socio estratégico en Oriente Próximo para Estados Unidos, y ambos comparten, junto a Israel, su rivalidad con Irán.

Le puede interesar:


Compartir