Derek Chauvin, acusado por el asesino de George Floyd se declara no culpable de un delito contra los derechos civiles de un menor en 2017

Compartir

Derek Chauvin, el agente de Policía de Mineápolis condenado a 22 años de prisión por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd, se declaró este jueves no culpable de un delito contra los derechos civiles de un adolescente de 14 años en septiembre en 2017.

De acuerdo con la acusación del menor, Chauvin le detuvo por el hecho de ser negro, se resistió y el agente empleó “fuerza excesiva” para inmovilizarle, golpeándoló en la cabeza con una linterna y colocando su rodilla sobre espalda y cuello, tal y como hizo con Floyd.

El informe policial, redactado por el propio Chauvin, apunta que el menor, con una altura cercana al 1.90 y 110 kilos de peso, se resistió a la detención, por lo que tuvo que utilizar “el peso corporal para inmovilizarlo”. Su versión apunta, que el muchacho necesitó ser atendido de un corte en la oreja.

Cargos

Chauvin, quien se ha presentado ante el tribunal a través de videoconferencia desde el penal de máxima seguridad en el que se encuentra desde que fue acusado de asesinato el pasado mes de abril, se ha negado a que le fueran leídos los cargos, informa la cadena CNN.

Junto a este caso, cuya acusación se presentó el mismo día de la muerte de Floyd, Chauvin tiene otras siete denuncias por uso excesivo de la fuerza desde 2014. En cuatro ocasiones, los jueces señalaron que había ido “más allá del punto en el que se necesita tal fuerza dadas las circunstancias”.

Esta semana, junto a Chauvin, sus tres compañeros por entonces de la Policía Thomas Lane, J. Kueng y Tou Thao, han sido procesados por atentar contra derechos civiles de Floyd el martes. Los cuatro se declararon inocentes de esos cargos.

Lea también:


Compartir