Decenas de millones amenazados por un mosquito asiático transmisor de la malaria

Compartir

Decenas de millones de habitantes de ciudades africanas están amenazados por una especie de mosquito transmisor de la malaria originario de Asia y particularmente adaptado al medio urbano, advierte un estudio publicado este lunes.

La malaria, también conocida como paludismo, es una enfermedad que hoy

  • se concentra en áreas rurales y es provocada por el parásito Plasmodium falciparum, o vivax, transmitido por unas cuarenta especies de mosquitos. 

Aproximadamente 400,000 personas murieron a causa de ella en 2018, en su mayoría niños y en África. 

Larvas en reservorios

En este continente, uno de los mosquitos más activos es el Anopheles gambiae, apodado el animal más peligroso de la Tierra, aunque no le agradan los charcos de agua contaminada de las ciudades y no ha aprendido a poner sus larvas en los reservorios urbanos de agua potable. 

En su estudio publicado por la revista científica estadounidense PNAS, la entomóloga médica Marianne Sinka, investigadora de la Universidad de Oxford, mapea la expansión de otra especie, la Anopheles stephensi.

Esta es nativa de Asia y ha aprendido a aprovechar los depósitos de agua de las ciudades, en los que se cuela por los orificios más pequeños para depositar sus larvas (sobre todo en los de cemento y ladrillos). 

“Es la única especie que ha logrado penetrar en áreas urbanas centrales”, dijo la científica a la AFP.

El Anopheles stephensi provocó en 2012 el primer brote en Yibuti, donde la malaria apenas existía, y desde entonces ha sido visto en Etiopía, Sudán y otros lugares. 

Sinka utilizó un modelo para predecir los lugares de África donde el ambiente era más idóneo para la introducción de este mosquito importado:

  • lugares con alta densidad poblacional, donde hace calor y, por supuesto, con suficiente lluvia. 

El estudio concluye que 44 ciudades están “altamente adaptadas” al insecto, y que 126 millones de africanos están en riesgo, principalmente en la región ecuatorial. 

“El 40% de las personas que viven en zonas urbanas podrían de repente ser vulnerables y contraer malaria, sería muy grave”, advierte la investigadora. 

Le puede interesar:

¿Cómo protegerse?

A diferencia de los mosquitos africanos, que prefieren picar a los humanos cuando refresca por la noche, contra el stephensi los mosquiteros serían menos efectivos porque le gusta picar por la tarde, cuando todavía hace calor.

Es mejor instalar mosquiteros en las ventanas, rociar las paredes con insecticida y cubrirse el cuerpo. 

  • Pero lo fundamental es combatir las larvas
  • eliminar el agua estancada
  • así como cerrar herméticamente cualquier depósito de agua.
  • Esto es lo que funcionó en la India, recuerda Sinka.

Compartir