Conferencia Episcopal invita a Consuelo Porras a renunciar al cargo de fiscal general “para el bien del país” - Crónica

Conferencia Episcopal invita a Consuelo Porras a renunciar al cargo de fiscal general “para el bien del país”

A través de un comunicado, la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) expresa su preocupación por los últimos acontecimientos en el país, por lo que exhortó al gobierno a entablar un diálogo.

Además, aseguró que la figura de la fiscal general, María Consuelo Porras y su desempeño han sido señalados como la causa primordial del descontento popular. Ante ello, la invitan a “que desde su conciencia ciudadana y sus principios éticos” renuncie “para el bien del país”.

Asimismo, invitaron al presidente, Alejandro Giammattei, a cumplir con sus compromisos realizados en campaña electoral.

Es necesario y urgente que la iniciativa presidencial manifestada y ejecutada antes del inicio de la pandemia de convocar a un diálogo franco y abierto, con propuestas concretas, de los diferentes sectores del país se retome”, dice el texto.

La CEG cree que sin este diálogo, el descontento popular crecerá, alimentado por quienes quieren desestabilizar al país buscando sus propios intereses; es decir, “por las estructuras del crimen organizado, del narcotráfico y de la corrupción e impunidad incrustadas en los órganos del Estado”.

La Conferencia recordó que actualmente el país atraviesa una serie de problemas que alarman, como el colapso de los hospitales a raíz del aumento de casos de coronavirus, a pesar de los esfuerzos de la vacunación masiva, que tampoco ha alcanzado los resultados esperados, “ya sea en la cobertura o en la falta de responsabilidad ciudadana de recibir la vacuna”. A estos se suma el aparecimiento de la variante delta en el país.

La CEG también dijo que la renuncia del presidente no es lo que el pueblo debe pedir, pues sería un retroceso al orden democrático, sino más bien “recordarle los compromisos que, con tanta vehemencia él asumió en el discurso de toma de posesión y pedirle que los cumpla”. Aclaró que están conscientes de que la pandemia se interpuso como un gran obstáculo para cumplir los objetivos, “pero también una gran oportunidad que no se ha sabido aprovechar”.

Los obispos se dirigieron al pueblo de Guatemala para expresar sus preocupaciones ante la coyuntura, mencionando que, a pesar de los esfuerzos realizados, la vacunación masiva contra el virus no ha alcanzado los resultados que se esperarían