Cena romántica para el Día de San Valentín

Cena romántica para el Día de San Valentín

Aquí te presentamos tres recetas con las que puedes tener una noche inolvidable

Se acerca el momento de poder compartir con tu pareja una cena romántica y nada mejor que el Día de San Valentín o de Los Enamorados.  Aquí te presentamos una idea fácil de preparar, pero con el toque mágico para disfrutar. 

Por supuesto que hay que crear el ambiente perfecto, además de los platillos que te vamos a sugerir.  Cocinar para la persona amada tiene un placer doble.  La sugerencia es principiar con una mimosa de frambuesa para brindar por el momento, antes de abrir una botella de un buen vino tinto.

No se necesitan más que tres platos: entrada, el delicioso plato principal, y luego un postre.  El ambiente y la conversación harán el resto.  Aquí las recetas para preparar la cena:

Primer plato |: Mousse de espárragos

Ingredientes: 25 g de mantequilla, 50 g de puerro, 50 g de cebolla, 175 g de espárragos blancos en conserva (peso escurrido), 30 g de caldo de verduras, 1 lámina de gelatina de 2 g, 1 clara de huevo XL (o 2 de huevo S), sal y pimienta negra molida. Para decorar: 20 g de queso rallado, 8 espárragos trigueros finos y 1/2 loncha de jamón serrano.

Preparación: Comenzamos pochando el puerro y la cebolla que habremos, previamente, picado finamente. En el caso del puerro, bien lavado para retirar los posibles restos de tierra que pueda contener. Calentamos la mantequilla en una cazuela, añadimos las verduras y dejamos que se cuezan a fuego suave durante 10 minutos aproximadamente. Mientras tanto escurrimos los espárragos y los lavamos bien para eliminar el sabor ácido que les aporta el líquido de la conserva. Los escurrimos y secamos a conciencia con papel absorbente. Los cortamos en dos o tres trozos y los añadimos a la cazuela junto con el caldo de verduras. Dejamos cocer a fuego suave durante cinco minutos o hasta que no haya restos de caldo. Hidratamos la hoja de gelatina en un cuenco con abundante agua fría durante cinco minutos. Trituramos la mezcla de los espárragos y la pasamos por un colador de malla fina. Salpimentamos al gusto y le agregamos la gelatina hidratada y escurrida, que se fundirá por efecto del calor. Removemos hasta integrar y dejamos atemperar unos minutos. Montamos la clara y la mezclamos con el puré de espárragos. Lo hacemos poco a poco, con movimientos envolventes y asegurándonos de integrar bien lo añadido antes de agregar más. Transferimos a cuatro copas o cuencos y dejamos reposar en la nevera para que tome cuerpo durante una hora aproximadamente. Mientras tanto preparamos la decoración. En una sartén caliente colocamos cuatro montoncitos de queso, aplastamos y dejamos fundir durante un par de minutos antes de voltear y dorar por la otra cara. Pasamos los espárragos por la plancha con un poco de aceite. Picamos el jamón y lo pasamos por la plancha hasta que quede crujiente. Decoramos al gusto y servimos a temperatura ambiente.

Segundo plato |:

Pollo en reducción de balsámico y verduras.

  • Ingredientes: 2 pechugas de pollo, 400g de ejoctes, 12 tomates cherry, 2 cucharadas (soperas) de mostaza, 4 cucharadas de balsámico, una cucharita (cafetera) de tomillo seco, una cucharada de mantequilla, una cucharada de aceite de oliva, sal y pimienta negra molida.
  • Preparación: Para empezar vamos a calentar la mantequilla y el aceite de oliva en un sartén para luego sellar las pechugas de pollo por unos 4 minutos de cada lado, a fuego medio alto. Mientras tanto mezclamos en un cuenco el balsámico con la mostaza, el tomillo, sal y pimienta al gusto. Ponemos a hervir las judías verdes en una olla con agua y sal, por unos 20 minutos o hasta que queden blanda. Les drenamos el agua y reservamos. Enseguida vertemos la preparación de balsámico sobre las pechugas, bajamos la lumbre, tapamos el sartén y dejamos unos 10 minutos. Finalmente agregamos las verduras, ajustamos el sazón con sal y pimienta de ser necesario. Dejamos, siempre en al lumbre baja y con el sartén tapado, por unos 20 minutos adicionales.

Postre |:

Tarta de crepas con fresa y nata

Ingredientes: 8 crepas, 500 ml de nata para montar, 75 g de azúcar, 1/4 cucharadita de extracto de vainilla, 200 g de fresas y azúcar molido para espolvorear.

Ingredientes para las crepas: 125 g de harina, 250 g de leche, 1 huevo, 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 1 pellizco de azúcar y 1 pellizco de sal.

Preparación: Empezamos haciendo las crepas, para ello echamos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y lo batimos todo hasta que esté bien integrado. Después, dejamos reposar la masa en la nevera un mínimo de 20 minutos. Engrasamos una sarten antiadherente con un poco de mantequilla y la ponemos al fuego fuerte. Vertemos una porción de masa, la suficiente para que quede una fina capa que ocupe toda la base de la sarten, y la dejamos hacer hasta que se haya dorado, le damos la vuelta y la doramos por el otro lado. A medida que las vamos haciendo las vamos guardando apiladas sobre un plato. Montamos la nata con el extracto de vainilla y el azúcar. Para presentar la tarta, colocamos una crepa sobre el plato, esparcimos un poco de nata aromatizada y cubrimos con otra crepa, repetimos hasta terminar con la nata y las crepas. Decoramos la tarta repartiendo las fresas sobre la superficie y espolvoreando con el azúcar molido.