Caso Tamaulipas: Guatemala enviará pruebas de ADN para identificar víctimas

Compartir

El pasado fin de semana, las autoridades mexicanas identificaron cuatro de los 19 cuerpos calcinados que fueron encontrados en Tamaulipas, México, de las cuales, dos eran de origen guatemalteco.

Ante ello, el presidente Alejandro Giammattei informó que este lunes 01 de febrero enviará a ese estado mexicano alrededor de 15 pruebas de ADN para el reconocimiento respectivo de las víctimas.

De acuerdo con el mandatario, personal de la Universidad Mariano Gálvez tomaron muestras a familiares de guatemaltecos que migraron ilegalmente a Estados Unidos y con quienes perdieron comunicación desde la semana pasada.

Los exámenes son parte del proceso que realiza el Ministerio de Relaciones Exteriores para identificar a las 19 personas halladas calcinadas el domingo 24 de enero en Tamaulipas. Se supone que 15 son originarias de Comitancillo, San Marcos.

 “Vamos a trasladar las muestras de ADN a México por el trágico hecho en Tamaulipas. Creemos que entre las víctimas está padre e hijo, posiblemente eran los coyotes”, indicó Giammattei en San Marcos, donde se reunió con autoridades locales.

Identifican víctimas

Según con los reportes forenses realizados por autoridades mexicanas, 16 de los cuerpos son de hombres y otro de una mujer, mientras que se continúa intentando discernir el sexo de los otros dos cadáveres restantes.

Asimismo, indicaron que para lograr la identificación de las víctimas, la Dirección General de Servicios Periciales y Ciencias Forenses conto con un equipo especializado compuesto por antropólogos, odontólogos, médicos forenses, genetistas, dactiloscopistas y criminalistas

No habrá impunidad

El gobierno de México aseguró que no habrá impunidad en el caso de los 19 cuerpos calcinados en el poblado de Santa Anita, Camargo, en la zona fronteriza Reynosa, Tamaulipas.

Por el momento no se conoce la identidad de las víctimas, aunque varios testimonios apuntan a que son migrantes centroamericanos, en su mayoría de Guatemala, víctimas de tráfico de personas.


Compartir