Biden habla por primera vez con Xi Jinping para reafirmar su prioridad de “defender la seguridad” de EE.UU.

Compartir

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló por primera vez desde que asumiera el cargo con su homólogo chino, Xi Jinping, a quien ha reafirmado su prioridad de proteger “la seguridad, la prosperidad, la salud y el estilo de vida del pueblo estadounidense”, y de “preservar un Indo-Pacífico libre y abierto”.

En un comunicado de la Casa Blanca, la Administración Biden confirmó la llamada telefónica, en la que el líder ha subrayado “su preocupación fundamental por las prácticas económicas coercitivas e injustas de Pekín”.

También mostró disconformidad ante Xi por “la represión en Hong Kong, los abusos de los Derechos Humanos en Xinjiang y las acciones cada vez más asertivas en la región, incluso hacia Taiwán”.

Ambos mandatarios intercambiaron puntos de vista sobre la lucha contra la pandemia de la COVID-19, reseña el comunicado, así como los “retos comunes de la seguridad sanitaria mundial, el cambio climático y la prevención de la proliferación de armas”.

Compromisos

Por su parte, Biden comprometió a mantener “compromisos prácticos y orientados a los resultados cuando ello favorezca los intereses del pueblo estadounidense” y los de sus aliados.

Biden también aprovechó para “compartir sus saludos y buenos deseos con el pueblo chino” con motivo del Año Nuevo Lunar.

  • La Administración Biden está revisando “a fondo” la posición adoptada por su predecesor, Donald Trump, en referencia a China
  • incluida su represión contra las prácticas comerciales desleales y las actividades militares antagónicas en Asia, según ha resaltado una fuente familiarizada con el asunto a CNN.
  • Este miércoles, Biden anunció que el Departamento de Defensa estableció un grupo de trabajo centrado en la estrategia de Estados Unidos hacia China.

“Respetar los derechos de China”

Por su parte, Xi le pidió a Biden a “respetar los intereses fundamentales de China y abordar esos problemas con prudencia”.

En este sentido, el presidente chino advirtió a su homólogo que “las cuestiones relativas a Taiwán, Hong Kong y Xinjiang son asuntos internos de China que conciernen a la soberanía e integridad territorial de China“.

Xi también añadió que “trabajando juntos, China y Estados Unidos pueden traer beneficios para las dos naciones y el mundo. La confrontación entre ambos sería, con toda seguridad, una catástrofe para ambos y para el mundo”, según recoge el canal de televisión CGTN.


Compartir