Así fue el momento en que cayó el puente en Ciudad de México que dejó al menos 23 muertos

Compartir

Al menos 23 personas han muerto y varias decenas resultaron heridas por el desplome de un tramo de la línea 12 del Metro de Ciudad de México. Un viaducto se vino abajo sobre una carretera justo cuando pasaba por encima un convoy con un número indeterminado de pasajeros.

El incidente se produjo sobre las 22.30 horas (hora local), en la avenida Tláhuac, a la altura de la estación de Olivos, cuando el paso elevado de los rieles se vino abajo con el metro. “Iba en el Metro y se cayó. Venía escuchando música cuando de repente como que tronó algo y la parte de atrás se fue”, cuenta un superviviente al diario ‘Milenio’.

Los testigos en la zona dijeron escuchar un gran crujido, como un trueno, cuando se venció una trabe justo al paso un tren. Un automóvil quedó aprisionado debajo con una pareja dentro. La estructura estaba a unos cinco metros de altura por encima de la avenida.

Ayuda

En cuestión de minutos, la zona en torno a la estación Olivos se llenó de ambulancias, rescatistas, camiones de bomberos, patrullas de la Guardia Nacional, del ejército y de la Marina. Centenares de personas se arremolinaban nerviosas, incluidos los familiares y amigos que buscaban a los seres queridos que no habían llegado a la casa a la hora prevista y solían utilizar esa línea. En lo alto, se podía observar el vagón totalmente partido.

Al lugar acudieron equipos de rescate para atender a las personas afectadas y rescatar a otras que habrían quedado atrapadas entre los vagones, entre ellos Protección Civil del Gobierno de México, del Ministerio de Salud y del Gobierno de Ciudad de México.

La alcaldesa, Claudia Sheinbaum, confirmó que no quedan personas atrapadas bajo los escombros, pero las autoridades no descartan que el balance de víctimas pueda aumentar por el delicado estado de algunos de los más de 40 heridos. La Fiscalía de la capital difundió en redes sociales la lista de estos heridos, evacuados al Hospital de Especialidades Belisario Domínguez, Hospital General de Tláhuac y Hospital General de Iztapalapa.

Con casco y mascarilla, la funcionaria añadió que las labores de los cuerpos de emergencia habían sido suspendidas mientras una grúa apuntalaba los restos de dos vagones que quedaron colgando de la estructura, aunque ya no habría más personas atrapadas en el lugar.

“Lo que ocurrió fue el vencimiento de una trabe en el momento en el que iba pasando un tren. Se van a hacer todas las investigaciones hasta saber cuáles son las causas”, indicó Sheinbaum ante los medios desde el lugar de los hechos. La jefa del Gobierno local no descarta que pueda haber una auditoría externa.

Suspensión y cierre

Después se informó que la operación de la línea se suspendería por completo y como transporte alternativo para los capitalinos se ofrecerían casi 500 autobuses. La avenida sobre la que ocurrió el occidente también permanecería cerrada.

Los mensajes de pésame han sido unánimes, sin embargo, en las primeras horas después del caos, el presidente Andrés Manuel López Obrador no se había pronunciado, lo que desató críticas de cientos de usuarios en redes sociales.

Quien tuvo palabras de consuelo y exige que se haga una investigación fue el ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, antiguo alcalde de la capital mexicana, quien lamentó en Twitter la “terrible tragedia” e instó a investigar las causas para depurar responsabilidades.

La línea afectada se inauguró precisamente durante la etapa de Ebrard como alcalde, en el año 2012. Se trata de uno de los tramos más nuevos de una red de transporte que mueve a unos cinco millones de pasajeros al día y que es clave en una ciudad donde viven más de 8.8 millones de personas.

La construcción de la línea 12 ya se vio salpicada por sospechas de corrupción y en los últimos años se habrían realizado denuncias sobre el mal estado de algunos tramos, incluido el que se ha derrumbado este lunes, especialmente tras el potente seísmo que sacudió el país en 2017.

Redacción/ Agencias


Compartir