Ámsterdam y Róterdam imponen el uso de mascarillas en lugares frecuentados

Compartir

Las ciudades holandesas de Ámsterdam y Róterdam impusieron este jueves el uso de mascarillas protectoras en los sitios muy concurridos, lo que incluye al famoso Barrio Rojo de la capital, con el objetivo de limitar la propagación de covid-19.

La medida fue tomada pese a que las autoridades sanitarias holandesas indicaron el miércoles que aún no hay pruebas suficientes sobre la eficacia de las mascarillas para ampliar la decisión a nivel nacional.

Holanda, junto con los países nórdicos, son los últimos resistentes al uso generalizado de mascarillas, en tanto muchas otras naciones europeas han impuesto reglas estrictas haciendo obligatorio portarlas.

Desde el 5 de agosto

Las autoridades de Ámsterdam señalaron que el uso de mascarillas (no médicas) será obligatorio a partir del 5 de agosto en los lugares concurridos, como “De Wallen”, el barrio junto al canal donde las trabajadoras sexuales ejercen su oficio dentro de cabinas de cristal con luces de neón rojas.

El Barrio Rojo reanudó sus actividades a partir del 1 de julio, tras un cierre de los locales de casi tres meses debido al coronavirus, y los pequeños burdeles deben además aplicar medidas sanitarias complementarias.

Rotterdam

En la ciudad-puerto de Rotterdam será también obligatorio a partir del 5 de agosto portar mascarillas en los principales barrios y centros comerciales cubiertos. 

Las reglas se aplicarán a los mayores de 13 años en ambas ciudades. Quienes no cumplan con la medida se arriesgan a ser multados. 

El miércoles, el equipo de gestión de brotes del gobierno holandés señaló que no contaba con “evidencias” para hacer obligatorio el uso de mascarillas, en tanto las autoridades regionales podrán tomar sus propias medidas. 

Distanciamiento social

Pero el primer ministro, Mark Rutte, hizo un nuevo llamado para que la gente respete las normas de distanciamiento social, después de que la tasa de infección por coronavirus aumentó de nuevo durante la semana pasada, sobre todo entre los jóvenes. 

Holanda ha informado hasta ahora de un total de 6,145 personas fallecidas por covid-19, la mitad de las cuales tenían 83 años o más, y más de 53,000 contagios desde que comenzó la epidemia.


Compartir