William y Kate: una década de amor real y el futuro de la monarquía

Compartir

Hace exactamente 10 años, el 29 de abril de 2011, Catherine Elizabeth Middleton le dijo el sí quiero a William Arthur Philip Louis, el príncipe heredero al trono del Reino Unido. ¿Pero como comenzó esta historia de cuento de hadas?

Guillermo y Kate, hoy duques de Cambridge de 38 y 39 años, respectivamente, se conocieron en el 2001, cuando ambos estudiaban historia del arte y coincidieron en tiempo y espacio en la Universidad de Saint Andrews, en Edimburgo. 

Belleza, templanza, paciencia

Las revistas del corazón aseguran que más que amor, el romance de la plebeya, hija de dos trabajadores de aerolíneas que se convirtieron en millonarios con una empresa de venta en línea, fue un plan, ya que el heredero al trono y Kate no tenían demasiadas cosas en común, excepto el desconocimiento de los problemas económicos. Sin embargo, ella tenía algo de lo que él carecía; una experiencia laboral en la empresa familiar y luego como diseñadora de ropa infantil en First Birthdays. Y sobre todo, tenía visión de futuro

Fue así como comenzó el plan de los Middleton, quienes, según la prensa sensacionalista, se dieron cuenta que al hijo mayor de Diana Spencer lo que menos le interesaba era encontrar a una mujer con “sangre azul”, pero sí a una dama con espíritu competitivo. Kate tenía varias cosas a favor: belleza, templanza, mucha paciencia y , claro, espíritu competitivo.  

Willian y Kate comenzaron a verse, y algo más también, hasta que la relación se cortó en el año 2005. Con el visto bueno de la reina Isabel, los mensajeros fueron y vinieron y el amor renació en 2008, hasta que se puso fecha nupcial: el 29 de abril de 2011 y ellos, hasta ahora, han sido felices.

Kate, una brisa; Megan un tornado

La hoy duquesa Cambridge cuenta con el aval del pueblo británico, sobre todo después de la aparición en la escena de Meghan Markle, lo cual es el fruto de mucha dedicación, ya que se sabe que le ha echado el hombro a marido. Con problemas de vocación, Guillermo quiso dejar los estudios hasta que ella lo convenció de que estudiara Geografía y finalmente lo alentó para que emprendiera la carrera militar. Se graduó como teniente de marina en la Royal Navy y luego cursó estudios completos en la academia militar de Sandhurst, para ingresar en la Royal Air Force.

No ha sido, si embargo, la únicas batallas que la futura reina ha luchado y ganado. A llegar los hijos de la pareja real, George, en 2013; Charlotte en 2015 y Louis en 2018los Windsor decidieron que los nuevos miembros de la familia se educaran con los mismos principios que habían recibido la reina Isabel y su hermana Margarita. Pero Kate supo negociar la concurrencia a una institución educativa (Thomas’s Battersea) y un momento de intimidad con ellos: prepararles cada mañana su desayuno

Con esos detalles, Kate y Guillermo conquistaron -y lo siguen haciendo- a los británicos y mantienen en público y privado la imagen de una familia consolidada y feliz.

En cuanto a la rivalidad entre Kate y la Meghan, en las internas familiares que enfrentaron a su cuñado, el príncipe Harry con los pesos pesados de la corona británica, Kate tomó siempre partido por la tradición, el deber y la lealtad, cualidades esenciales para ser aceptada en el círculo estrecho de la familia Windsor.

Kate tiene prestancia, es aguda y renueva la anquilosada estampa real, pero sin despertar más que una brisa a su paso. Esa es la gran diferencia con su concuñada, la princesa de Sussex, que donde esté desata un tornado.


Compartir