Un toque peruano al paladar

Compartir

Muchos habremos escuchado que la comida peruana es una de las mejores del mundo, ya sea por sus fusiones provenientes de varias regiones de todo el planeta, o su originalidad. Se ha consolidado como un lugar a visitar para degustar sus deliciosos platos andinos.

Tuve la oportunidad de estar en ese país gastronómico unos años atrás. Sin embargo, por motivos del covid-19, la mejor forma de poder compartir y seguir disfrutando de estos ricos platillos, es visitando los restaurantes peruanos en sus respectivas ciudades.

Tal es el caso, que el restaurante visitado fue La Victoria®, cocina peruana que ofrece un viaje por los sabores, aromas y texturas, provenientes de recetas tradicionales del Perú.

Es colorido con decoraciones frescas, sencillas y casuales, con representaciones propias de ese bello país. Los colores rojos que sobresalen, que hacen referencia a la bandera peruana. Los toros de Pucará y detalles específicos que lo transportan a los rincones de Lima. Haciendo un lugar con buena música, semi-romántico y animante.

Restaurante La Victoria® de la mano de su gerente, Anthony Arana, de su Chef Richard Salazar y de su jefe de cocina Lester Cárcamo, han sabido darle ese toque puramente peruano a la percepción de los visitantes. La idea original, es que los cinco sentidos del público, perciban que están entrando a un ambiente agradable perteneciente al Perú.

Croquetas de Papa

Protocolo

En la recepción nos acoge muy cordialmente la host, Abby, quien nos indica adecuadamente las nuevas disposiciones de salud e higiene para poder ingresar al recinto. Posteriormente, nos asigna la mesa de nuestra elección.

Vale mencionar que tiene bien asignados los protocolos para evitar algún tipo de contagio; en su personal, en los utensilios utilizados, como las medidas hacia los comensales.

En el momento oportuno aparece un toque especial en la velada, quien con su excelente servicio al Cliente, prontitud, y detalles únicos, convierte un día estresado, en una noche agradable y amena. Se trata de nuestro garzón, Fernando.

El aperitivo de la noche fue un Tiradito de Maracuyá, suave en la boca; llevándonos a sabores no tan comunes en estos países centroamericanos. El cual contiene lascas de pescado y atún. Con una pequeña combinación de salsa de maracuyá, chipotle, aceitunas y no podía faltar el ají. Buen toque de sabores y sobre todo texturas propias.

La entrada destacada fue las Croquetas de Papa, combinación de papa, con lomo saltado. Muchos de los ingredientes de los diferentes platillos provienen importados directamente del Perú.

Pulpo al Olivo

Los sabores encontrados en cada mordisco de las croquetas, dignos de mencionar. Muy buena textura crocante y suavidad al paladar; se derriten en la boca. La temperatura la adecuada, manteniendo buena relación interna-externa de las bolitas.

Nuevo menú

Nos comenta el Chef Richard Salazar que esta semana inaugurarán nuevo menú. Algunos de los nuevos platos que estarán a disposición o entre las nuevas combinaciones de ingredientes están, anticucho de pulpo – papa fondant – puré de arveja – entre otros. Siempre fusionando ingredientes de la comida china, japonesa, peruana y española.

También tendrán un ceviche Chimbote, catalogado por los expertos como el mejor ceviche del Perú, por lo tanto podría ser también del mundo. Chimbote es una ciudad al norte del Perú, donde se practica por excelencia la pesca, y de allí nacen los mejores ceviches del país. En Chimbote podrán encontrar “huequitos” refiriéndose a puestos pequeños de consumo del ceviche.

El Chef Salazar, proviene directamente del Perú, específicamente de la ciudad de Chimbote. Es importado hacia Guatemala para ser el Jefe de Cocina en Ambia®; ha estado activo posterior en Giuseppe Verdi® y Tamarindos®. Viaja a República Dominicana y regresa a Guatemala para pertenecer a su casa actual, La Victoria®. Especialista en cocina peruana contemporánea y creativa.

Asado a la Huancaína

Nuevamente aparece Fernando, el personaje de la noche, para ofrecernos las sugerencias de los platos fuertes, un gesto digno de un buen restaurante.  Los cuales fueron: Ají de Gallina – Lomo Saltado – Pulpo al Olivo – Asado a la Huancaína – Asado al Risotto Verde.

Las selecciones de la noche fueron el Pulpo al Olivo y el Asado a la Huancaína. El primero con una presentación muy original ante los ojos. En boca, una buena consistencia, notorio el paso del molusco por agua hirviendo previo al cocimiento. Un poco crujiente en boca; recomendaría dos minutos menos de cocción para sentir la suavidad que puede proveer el pulpo.

Muy rico su sabor y la combinación con el aguacate, una de las mejores frutas para combinar; perfecta. Sus papas que le acompañan con una muy buena textura, suavidad y temperatura.

No podía faltar el maíz peruano <el choclo>, suave en la boca, y difícil de encontrar al menos que sea importado.

El segundo plato, un culotte importado, solicitado a un término de ¾, el cual fue entregado en el término ideal para el paladar del comensal. De la misma manera que el plato anterior, las papas muy sabrosas y suaves; con la textura adecuada. Igual los choclos. Sintiendo una mezcla agridulce en boca al combinar, el grano, el carbohidrato y la proteína.

La carne montada en una capa de puré a base de quinoa, y combinada con una salsa ají y un poco de mostaza. Muy rica la combinación de los ingredientes del plato. Un poco de hidratación extra a la carne no estaría mal, terminando su último minuto de cocción, en su propia salsa.

Bebida recomendada para la noche y por la combinación de platos, un vino rosé. Tienen variedad de bebidas y son de los pocos restaurantes que tienen las combinaciones cocteleras utilizando el pisco, bebida emblemática del Perú. El cual es elaborado a partir de la vid.

Llama en la entrada

Para terminar la noche, un digestivo, productos elaborados por la cocina, estamos hablando de unos tés muy recomendables. Desde su aroma, percepción al sentir que se abren los bronquios y se siente su sabor en todo el cuerpo. Se degustaron el té Relax y el té Bora Bora.

El té Relax, una infusión herbal que se logró percibir de eucalipto, manzanilla, menta, plantas medicinales, entre otras.

El té Bora Bora, con infusiones de jengibre, naranja, rosa de Jamaica, granadina, entre otras plantas y frutos.

Restaurante La Victoria, está ubicado en el segundo nivel de Plaza Fontabella en la zona 10 capitalina de Guatemala. Un rincón del Perú en esta tierra chapina. En Facebook e Instagram: LaVictoria.gt


Compartir

Deja un comentario