Un grupo de restauradoras hace resplandecer la Colección Torlonia en Roma

Compartir

Para las restauradoras de la espléndida Colección Torlonia, el mayor conjunto privado de obras greco-romanas en mármol del mundo, ha sido como acariciar la belleza.

En un céntrico taller, en el corazón de Roma, han trabajado sin cesar tres jóvenes restauradoras para la primera exhibición de la colección en medio siglo. 

Han descubierto sus magníficas formas y les han devuelto su deslumbrante blancura.

Entre piezas imponentes, algunas de dos metros de altura, y decenas de bustos imperiales esculpidos, resaltan los sarcófagos decorados y los animales mitológicos con sus cuernos.

  • Se trata de las 90 piezas que serán expuestas a partir del 14 de octubre en la capital italiana.
  • Una selección representativa de un total de 620 piezas magistrales y de importancia histórica perteneciente a la noble familia Torlonia
  • que las fue adquiriendo entre los siglos XVI y XIX. 

Dos organizaciones y un objetivo

El CEO de Bvlgari, Jean-Christophe Babin, junto a una de las piezas de la colección.

Las 90 obras seleccionadas tuvieron una restauración escrupulosa de la cual se ha hecho cargo la Fundación Torlonia junto con la firma de joyas Bulgari.

La calma reinaba en ese espacio mágico del centro de Roma antes de la inauguración, prevista para abril, pero que tuvo que ser pospuesta por la pandemia de coronavirus hasta octubre.

Las puertas del prestigioso museo de la alcaldía de Roma, los Museos Capitolinos, se abrirán al público a partir del 14 de octubre para su exhibición y gracias a un acuerdo con el ministerio de Cultura italiano deberá nacer un museo permanente.

Se espera que la exposición pueda viajar luego a varios prestigiosos museos de América y Europa antes de encontrar su lugar permanente en la capital italiana.

En medio de la belleza

Desde hace cuatro años, Valentina Raciti dedica buena parte de sus jornadas a limpiar manos, cabellos, rostros y mantos así como figuras mitológicas.

Sentada en un pequeña silla, armada de guantes anaranjados y una esponja impregnada de carbonato de amonio, acaricia prácticamente a una mujer en mármol que yace sobre una lápida que sujeta en la mano una corona doblada.

“Es de una belleza impresionante. La acabo de limpiar”, confiesa la restauradora mientras indica la misteriosa mirada de la escultura, cuyos ojos abiertos transmiten una suerte de afecto.

“Parece que habla”, dice.

  • La romana Elisabetta Lulli, una veterana restauradora formada en la prestigiosa escuela de Roma
  • señala una de las obras más importantes de la exposición:
  • la estatua griega “Il caprone in riposo” (Carnero reposando)
  • retocada nada menos que por el célebre escultor barroco Gian Lorenzo Bernini.

“Se pueden observar las restauraciones precedentes, casi como en un libro de historia. Es que en la antigüedad trataban de esconderlas, en cambio ahora se dejan visibles” como documentación, explica. 

La influyente familia romana, célebre por su cercanía a los pontificados durante varios siglos, fue adquiriendo en el curso de la historia importantes obras de arte, esculturas de mármol preciosas, algunas únicas.

Entre ellas la curiosa “Tazza Cesi”, una enorme taza cuya factura especial resalta por sus tres patas del león y sus delicadas hojas de vid, que fascina con su delicada elegancia.

“Esta es una colección particularmente interesante. Todas las intervenciones hechas en los años pasados las hemos integrado para así conocer la historia de la obra, porque forman parte de su historia y no se retiran”, asegura Kine Settimi, encargada de documentar gráficamente ese proceso gracias a un meticuloso trabajo.

Colección de colecciones

Como los pontífices y los cardenales de la época, la familia Torlonia, cuyas propiedades aún se pueden admirar en Roma y sus alrededores, competía para hacerse con la pieza más bella y contar con perlas del arte.

“La Colección Torlonia constituye un patrimonio extraordinario, un conjunto de obras excepcionales que da fe del coleccionismo de antigüedades”, reconoció recientemente el ministro de Cultura, Dario Franceschini. 

Entre las piezas más valiosas que serán expuestas figura la escultura en bronce dedicada a Germánico, el destacado general del imperio romano, miembro de la dinastía Julio-Claudia.

“En un museo las piezas inconclusas se mantienen como tales, en una colección privada se solían completar por grandes artistas, como ocurrió con Bernini”, explicó la veterana restauradora y arqueóloga Anna Maria Carruba.

La experta en bronces antiguos dedicó mucho tiempo a la deslumbrante figura grisácea de unos dos metros de Germánico, cuyo físico atlético, con el pecho fornido y hermosas nalgas conoce como a sí misma.

“Sólo tocarla es emocionante”, confiesa.

La exposición de la llamada “colección de colecciones”, que rivaliza en majestuosidad con la del Louvre o la del British Museum, permanecerá abierta hasta el 29 de junio del 2021.


Compartir