Space X logra aterrizar un Starship sin que explote al quinto intento

Compartir

El miércoles 5 de mayo, el número de serie de Starship 15 (SN15) completó con éxito la quinta prueba de vuelo a gran altitud de un prototipo de Starship.

Al igual que en las pruebas de vuelo a gran altitud anteriores de Starship, el SN15 fue impulsado durante el ascenso por tres motores Raptor, cada uno de los cuales se apagó en secuencia antes de que el vehículo alcanzara el apogeo, aproximadamente a 10 km de altitud. SN15 realizó una transición de propulsor a los tanques de cabecera internos, que contienen propulsor de aterrizaje, antes de reorientarse para la reentrada y un descenso aerodinámico controlado.

El prototipo Starship descendió bajo un control aerodinámico activo, logrado por el movimiento independiente de dos aletas delanteras y dos traseras en el vehículo. Los cuatro flaps los activó una computadora de vuelo a bordo para controlar la actitud de Starship durante el vuelo y permitieron un aterrizaje preciso en la ubicación prevista. Los motores Raptor del SN15 se volvieron a encender cuando el vehículo realizó la maniobra de volteo de aterrizaje inmediatamente antes de aterrizar para un aterrizaje nominal en la plataforma.

Sopace X explicó en un comunicado que estos vuelos de prueba de Starship tienen como objetivo mejorar la comprensión y desarrollo de “un sistema de transporte totalmente reutilizable diseñado para transportar tanto a la tripulación como a la carga en vuelos interplanetarios de larga duración, y ayudar a la humanidad a regresar a la Luna y viajar a Marte y más allá”.

Lea también:


Compartir