Miguel Ángel Gálvez: «Mi proceso no es legal, sino político, un linchamiento»

  • Entrevista con uno de los jueces más prestigiados del país, ahora bajo acoso del propio sistema de justicia del país

Uno de los jueces más emblemáticos de la lucha anticorrupción es Miguel Ángel Gálvez, reconocido nacional e internacionalmente por su actuar apegado a la ley y de manera independiente.  Sin embargo, ahora en la mira de la alianza oficialista, que no acepta voces disonantes.

Su rostro y estilo de presentar con detalle sus resoluciones y fallos se hicieron famosos durante la primavera anticorrupción de 2015.  Con una trayectoria impecable durante más de dos décadas, el juez Miguel Ángel Gálvez es ahora acosado por el sistema de justicia por el que él ha luchado para promover una mejora.

Como ha sucedido con otros operadores de justicia, la Fundación Contra el Terrorismo (Fundaterror), salió tras él como una presa, y el Ministerio Público, al igual que en ocasiones anteriores, respondió al llamado.  ¿Su crimen? Precisamente su independencia y honorabilidad.

Gálvez respondió a las inquietudes de Crónica, que son las de muchos guatemaltecos que creen en la libertad, la democracia y el Estado de Derecho. Aquí lo más importante de la conversación.

¿Por qué decidió como Abogado seguir la carrera judicial?: El organismo Judicial no me atrajo en mi momento de estudiante, pues cuando saque mi práctica, especialmente la penal existía mucha corrupción.

Antes de recibirme y después que entró en vigencia la Constitución Política, se dieron fuertes vientos de democracia y se impulsó la reforma penal; de esa forma es que me incorporé a algunas discusiones con el Doctor Cesar Barrientos y me pareció –y me sigue pareciendo– que es uno de los mejores Códigos de América Latina y eso me atrajo para seguir impulsando la reforma judicial. Lamentablemente presentamos algunos anteproyectos del Código Penal pero no existió, ni existe, la voluntad política para impulsarlas y todo quedo inconcluso.

Ese fue el motivo por el cual me incorporé al Organismo Judicial a trabajar en el área penal.

¿Se puede ejercer la judicatura si no se garantiza su independencia?:  El poder de Juzgar es soberano, porque se crea en la Constitución y los Tratados Internacionales ratificados y las leyes creadas por los órganos representativos de la sociedad.  Esta soberanía, delegada o indirecta, permite resolver en contra de la presión o de los intereses emotivos, cuando en un momento determinado, exigen violar derechos inalienables de los individuos.

Está comprobado que la tiranía de una mayoría es tan lesiva como la de individuos o minorías.  Por ello, los jueces no están vinculados a las mayorías momentáneas ni a las minorías hegemónicas, sino al derecho. Eso es delicado pues en ambos lados los jueces que no se acomodan a esas tiranías son criminalizados para que dejen el cargo.

En estos momentos los ciudadanos quisieran nuevas actitudes en el Estado y están cansados de corrupción, de la impunidad y delincuencia, pero no quieren cambiar comportamientos ni ideas.  Inmersos en el egoísmo, anteponen sus interés individuales o gremiales a los de la sociedad a la que pertenecen, la que creen debe servirles exclusivamente para concretar aspiraciones particulares.

Todo eso lleva a corroer los propósitos y las instituciones democráticas como está pasando y, por eso, nos devuelven al autoritarismo, sistema de gobierno que es una de las causas básicas del subdesarrollo y el estancamiento. 

Los jueces honestos, correctos y que están inspirados en la democracia no pueden ejercer su función jurisdiccional.

¿Cuáles han sido los casos más complejos y emblemáticos que ha tenido a su cargo?: Hablar de 23 años aproximadamente y por los Juzgados en que he estado hay muchos procesos emblemáticos.

En Chiquimula el caso del DOAN y la muerte de un periodista en Izabal, Maynor Alegría.

En la ciudad capital el proceso Rossemberg; el caso de los diputados del Parlasen; el proceso de los Zetas conocido como La Narcofiesta; el proceso de los Mendoza de Izabal; casos de mareros; y los de corrupción más sonados, como el de la casa de Antigua, La Línea, Cooptación del Estado, estos últimos en los que están involucrados funcionarios del Partido Patriota.

Además, he llevado procesos del conflicto armado, el caso por Genocidio de Efraín Ríos Montt, el de Benedicto Lucas y compañeros, el conocido como Serpur Zarco, el de la embajada de España y el último, que levantó muchos comentarios, el del Diario Militar.

Algunos personajes o sectores han tratado de presentarlo como un Juez que respondía a mandatos de la CICIG o del MP de aquel entonces. ¿Qué responde a eso?: La CICIG fue una institución Internacional que se creó con el consentimiento del Estado de Guatemala, cuando en la ONU se reconoció la existencia de estructuras criminales incrustadas en las instituciones del estado.

Mientras la CICIG trabajó procesos sin ninguna importancia no existió problema, pero cuando empezó a profundizar en esas estructuras paralelas del Estado, empezó a existir preocupación de algunos sectores por lo que se empezó a criminalizar a todas las personas y se revivió el fantasma del comunismo y a todos los que trabajamos en esos casos nos tildaron injustamente de guerrilleros y terroristas.  

¿De verdad hay mafias incrustadas en instituciones que promueven la impunidad en el país?:  Por supuesto y en este momento están operando con una impunidad sorprendente.

El tema del Organismo judicial que va para cumplir su segundo periodo, sin ningún soporte constitucional hace ver cómo están operando las estructuras criminales.

¿En qué sectores del OJ, gremios, grupos o instituciones ha encontrado respaldo ante el acoso al que ha sido sometido?: En ningún sector del Organismo Judicial ya que ellos son los más interesados de que deje el espacio para que ellos puedan nombrar a un juez que puedan manejar y poderle dar instrucciones de que hay que hacer para cumplir con sus compromisos.

El Colegio de Abogados ausente y los mismos compañeros lo miran a uno como raro.  Los abogados y los sindicados ofrecen ayuda a cambio de impunidad.

Los únicos de los que he recibido apoyo es de la Asociación Guatemalteca de Jueces por la Integridad AGJI, de la que soy fundador.

¿Por qué razón se debió rechazar el antejuicio en contra de su persona?: Se me quieren señalar hechos del 2016. Todas las resoluciones especialmente de Otto Pérez Molina y Mauricio Bonilla fueron conocidas por la Sala de Apelaciones, por Amparo por la Corte Suprema de Justicia y en apelación por la CC, en todo caso ellos también serian responsables.

Por otro lado, que legitimidad tiene la Fundación contra el Terrorismo para actuar dentro de un proceso que no fue ni es parte.

Algunos dicen que la lucha anticorrupción es un movimiento de izquierda.  ¿Mira ideología detrás de los casos planteados?: Esos procesos no se pueden conceptualizar como de izquierda.  Ese es el discurso que nos quieren hacer ver, pero la derecha ni la izquierda tienen que ver con esos procesos.     

Ni los procesos del conflicto armado tienen que ver con ideología.

 ¿Es peligroso para un país que todas las instituciones del sector justicia estén controladas por el poder político?: No es solo el sector justicia el reconfigurado, todas las instituciones están contraladas como la Contraloría de Cuentas, El Tribunal Supremo Electoral en donde su presidente tiene denuncia de alteración de títulos y muy reciente la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Como es posible que un presidente sin ningún apoyo popular haya reconfigurado todas las instituciones y esté dando órdenes,

¿No hay peligro que resoluciones del CSJ sean impugnadas en el futuro por no haber sido elegidos de acuerdo al mandato constitucional por el Congreso?: Considero que si puede existir una posibilidad que anule todo, aunque el daño que le han hecho al país es muy grande y lamentable.

El rompimiento del Estado de Derecho va a tener unas consecuencias irreparables en donde ellos mismos pueden ser presa de esa ilegalidad.

¿Se ha perdido la lucha anticorrupción en el país?: Lamentablemente, en este momento considero que estamos peor. Ese es el famoso discurso que manejaron de que esos procesos habían sido consecuencia de la izquierda, cuando la corrupción no tiene ideología, lo único que se pretendía es hacer un país más incluyente y con mejores posibilidades de vida.

¿No teme por su seguridad, tomando en cuenta que ha recibido amenazas?: Por supuesto que si temo por mi seguridad ya constantemente me están siguiendo y el análisis que me han hecho es que puede haber un atentado.

No es fácil para uno salir, tomando en cuenta que uno vive de su salario y no es fácil iniciar una vida en otro país.

El caso La Línea es considerado como el más emblemático de los casos de corrupción: ¿Cuándo estará terminado?: Los cálculos que se han hecho es que dicte sentencia en el mes de septiembre.  Lamentablemente no hay ningún fiscal que conociera el caso, pues todos o en su mayoría están en el exilio

Eso es parte de la Reconfiguración Cooptada del Estado.

¿Cuál cree que es el mayor peligro que tiene en este momento la democracia de guatemalteca?: En este momento ya no podemos hablar de peligro, esto ya está consumado.

Los excesos de poder que permitimos estando conscientes del peligro les permitió corroer los propósitos y las instituciones democráticas y, por ende, nos devuelven el autoritarismo, sistema de gobierno que es una de las causas básicas del subdesarrollo y del estancamiento.

¿Podría decirnos que ha sido lo bueno, lo malo y lo feo de su carrera como Juez?: Lo bueno, es haber puesto todo mi empeño y esfuerzo por ver más allá del derecho y tratar de hacer justicia para dignificarnos cada vez más como seres humanos.

Lo malo y lo feo, después de haber garantizado los derechos y garantías a cada uno de los ciudadanos, mi proceso no es un proceso legal sino político, un linchamiento.

Que la Corte Suprema de Justicia indique que no pueden conocer un recurso, pues el antejuicio es un proceso administrativo, está cometiendo una ilegalidad y sin tener esperanza de interponer un procedimiento de Amparo pues la Corte de Constitucionalidad esta peor.

  • Instituciones nacionales y extranjeras que defienden al juez Gálvez del acoso

Varias organizaciones firmaron un documento en defensa del juez Gálvez, en los siguientes términos La denuncia presentada contra el juez Gálvez se suma a una serie de ataques, hostigamientos, amenazas y acciones judiciales emprendidas contra operadores de justicia en Guatemala que buscan remover de la judicatura a estos profesionales, con el objetivo de detener los avances de casos de graves violaciones a los derechos humanos y corrupción. Con estos actos, se atenta contra la democracia y la justicia, perpetuando un sistema de impunidad estructural en perjuicio del frágil estado de derecho en Guatemala, cuya defensa recae sobre jueces y juezas independientes.

Al respecto, encontramos extremadamente grave el uso indebido del derecho penal como estrategia de persecución en contra de un juez que ha dedicado su vida a la carrera judicial y ha demostrado su vocación democrática, probidad y reconocida honorabilidad.

Con la presentación de esta denuncia en su contra, se busca atacar resoluciones que ha emitido el juez Miguel Ángel Gálvez en legítimo ejercicio de sus funciones jurisdiccionales, ignorando que, de acuerdo con los estándares internacionales, las discrepancias jurídicas deben ser planteadas a través de los recursos y remedios procesales de los que disponen las partes en el marco del proceso penal para oponerse a las mismas. Además, se utiliza el derecho penal como un mecanismo de represalia para separar al juez no solamente de un proceso en específico, sino del ejercicio de la judicatura, lo cual pone en un riesgo extremadamente grave y urgente de daño irreparable el derecho al acceso a la justicia de las víctimas de los casos por los cuales se le persigue.

Las organizaciones que firman son:

American Jewish World Service

Fundación para el Debido Proceso (DPLF)

Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Protección Internacional Mesoamérica

Jotay- Guatemala

Oficina de Washington para Asuntos de America Latina (WOLA)

Plataforma Internacional contra la Impunidad

Robert F. Kennedy Human Rights

Latin America Working Group

Fundación para la Justicia

Impunity Watch