México pide perdón al pueblo maya por los “terribles abusos” por parte de particulares y autoridades

Compartir

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió este lunes perdón al pueblo maya por los “terribles abusos que cometieron particulares y autoridades nacionales y extranjeras en la conquista”.

López Obrador lideró la ceremonia de petición de perdón al pueblo originario maya de la península de Yucatán por los abusos cometidos durante cinco siglos, desde los casi 300 años de colonia española y 200 años del México independiente que se cumplen este año.

En el municipio Carrillo Puerto, en el estado de Quintana Roo, el mandatario mexicano transmitió sus disculpas acompañado del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, y autoridades estatales.

“Aquí por un imperativo de ética de gobierno, pero también por convicción propia ofrecemos las más sinceras disculpas al pueblo maya”, aseveró el presidente de México, informa el medio mexicano ‘Milenio’.

López Obrador detalló que “los pueblos originarios de México hasta la actualidad han sufrido la explotación, el despojo la represión, el racismo la exclusión y las masacres”. “Todos los pueblos, pero los yaquis y los mayas han sido para vergüenza de todos los peor tratados, las víctimas de la mayor crueldad”, continuó.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, ofrecido una disculpa con el compromiso de caminar hacia un México incluyente y juntos y ha apelado al “perdón”. Asimismo, reconoció que el poder del Estado se ensañó contra los pueblos mayas durante la Guerra de Castas.

Hechos concretos

Mientras, la representante del pueblo maya Ana Karen Dzib Poot reclamó que las palabras se conviertan en hechos concretos, como la creación de una comisión de memoria y reconocimiento o la resolución de las necesidades del pueblo con planes de desarrollo, entre otras reivindicaciones.

La llamada Guerra de Castas fue un conflicto social protagonizado por los pueblos mayas que habitan la península de Yucatán, quienes llevaron a cabo un alzamiento armado.

En julio de 1847, los mayas se levantaron contra la población blanca –criollos españoles y mestizos–, lo que causó la pérdida de unas 250,000 vidas humanas, y terminó en 1901 con la ocupación militar de la capital maya moderna.

“Aquí estuvieron los militares más sanguinarios del Ejército mexicano, como Victoriano Huerta”, que protagonizó en plena Revolución Mexicana un golpe de Estado contra Francisco Madero “nuestro apóstol de la democracia”, refirió al respecto López Obrador en el acto, al aludir al primer presidente electo después de la dictadura de Porfirio Díaz (1884-1911), derrocado y fusilado en 1913.

El evento se enmarcó en las conmemoraciones por los 700 años de la fundación de Tenochtitlán, capital del antiguo “imperio mexica” en el altiplano central del país, de los 500 de la invasión europea, y los 200 años de la independencia nacional.

Le puede interesar


Compartir