Meteorólogos prevén que Isaías golpee las Carolinas convertido en huracán

Compartir

La tormenta tropical Isaías, que bordea la costa de Florida, se dirigía el lunes hacia los estados de Carolina del Sur y del Norte, a los que llegará convertida de nuevo en huracán, según las previsiones meteorológicas.  

La velocidad máxima de los vientos de la tormenta alcanza los 110 km/h, según el último boletín de las 08H00 (12H00 GMT) emitido por el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami. 

Los servicios meteorológicos prevén que la tormenta se “fortalezca durante el día”, por lo que Isaías, después de pasar el lunes por la mañana en frente de las costas de Georgia, debe “recuperar la fuerza de un huracán” cuando toque tierra cerca de la frontera entre Carolina del Sur y del Norte, en la costa este de Estados Unidos.

Clasificación

Una tormenta entra en la categoría 1 de la escala Saffir-Simpson de huracanes, compuesta de cinco niveles, cuando la velocidad de los vientos sostenidos superan los 119 km/h. 

El NHC advierte de fuertes vientos, inundaciones y oleaje alto en las dos Carolina, estados en los que sus habitantes están acostumbrados a sufrir huracanes casi todos los veranos boreales.

“Sabemos qué hacer, como no conducir en carreteras inundadas, refugiarse en lugares seguros y preparar un equipo de emergencia”, dijo el fin de semana el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

“Pero esta vez, ponga también mascarillas y desinfectantes de manos en su kit y no olvide respetar la distancia física”, agregó.

Repunte de contagios

Como otros estados del sur y del oeste de Estados Unidos, Carolina del Sur y del Norte sufren en las últimas semanas un repunte de los contagios de covid-19.

La tormenta tropical, que ya fue huracán de categoría 1 a su paso por el Caribe, dejó un muerto en Puerto Rico, territorio asociado a Estados Unidos. Una mujer de 56 años falleció allí después de que el agua arrastrase el vehículo en el que circulaba.

Isaías también provocó daños en República Dominicana y Bahamas.

La tormenta no llegó a entrar en Florida, uno de los epicentros de la pandemia en Estados Unidos, donde las autoridades se temían lo peor.


Compartir