Los modelos subestiman la amenaza real de los tsunamis

Los modelos subestiman la amenaza real de los tsunamis

  • Hay correlación entre diferentes factores que crean las olas con efecto de terremoto

Extrayendo información de un registro de tsunamis, investigadores de la Universidad de Southern California (USC) analizaron los datos geofísicos, sísmicos y batimétricos de las zonas de subducción global para identificar y discutir los peligros potenciales de los tsunamis.

Su último estudio reveló que los modelos predictivos actuales subestiman la gravedad de los tsunamis hasta en un 100%. El trabajo aparece en la revista Earth-Science Reviews.

El tsunami está formado por una serie de ondas oceánicas extremadamente largas -con longitudes de onda del orden de cientos de  kilómetros- que, en aguas profundas, se propagan a una velocidad que puede superar los 800 kilómetros por hora. A medida que el tsunami alcanza aguas costeras la columna de agua reduce su velocidad, aumentando rápidamente la energía y la altura de la ola.

Para desarrollar su nuevo modelo, el profesor de Ciencias de la Tierra Silvayn Barbot y su equipo analizaron la configuración estructural y tectónica de casi una docena de tsunamis globales generados por terremotos. Variando en ubicación e intensidad, el análisis encontró que los tsunamis particularmente grandes surgen después de que el movimiento horizontal se transfiere al levantamiento en la cuña exterior de sedimento ubicada entre la plataforma continental y la fosa oceánica profunda.

Los tsunamis puede provocar tanta o más destrucción que un terremoto, y anticiparse en determinar su dimensión puede salvar vidas.

“Podemos determinar muy rápidamente dónde y cómo de grandes son los terremotos en las zonas de subducción”, dijo Barbot en un comunicado. “Si son bastante poco profundos, nuestros resultados pueden determinar rápidamente qué altura de tsunami pueden generar. Esto puede ayudar a mejorar las estrategias de mitigación a corto plazo ya existentes para los sistemas de alerta temprana”.

El estudio de tsunamis generados por terremotos iluminó una relación correlativa entre el ancho de la cuña exterior y la fuerza máxima de tsunami resultante de terremotos que miden 7,1 a 8,2 en magnitud de momento. Al hacerlo, los investigadores pudieron generar estimaciones de la gravedad futura de los tsunamis generados por una variedad de eventos sísmicos.

Los autores investigaron otras 30 zonas de subducción activa. Utilizando la correlación entre el ancho de la cuña exterior con la aceleración de los tsunamis, arrojan luz sobre la amenaza que representan los posibles tsunamis. Los autores identificaron las zonas de subducción de Makran Occidental (Irán), Aleutianas Occidentales, Antillas Menores, Hikurangi (Nueva Zelanda) y Cascadia como las que tienen el potencial de producir los tsunamis más altos. Por ejemplo, la zona de subducción de Cascadia, ubicada frente a la costa oeste de EE. UU., cerca de Oregón y Washington, podría sufrir tsunamis de 50 metros de altura a raíz de un gran terremoto, el doble de lo que proyectan los modelos actuales.

“La región que debería estar más alerta a esto es Irán y Pakistán”, dijo Barbot. “Gran parte de su industria y población se encuentra en la costa sur, lo que los expone al mayor riesgo potencial de tsunami: quizás hasta 90 metros en caso de un terremoto de 9,0 Mw. Sin embargo, la amenaza es casi tan grave en otras zonas de subducción. En el noroeste del Pacífico, ya cuentan con medidas de mitigación de tsunamis, pero es posible que se estén preparando para una amenaza menor de lo que sucederá”.