La OMS lamenta falta de "datos clave" de China para comprender el origen de la COVID-19

La OMS lamenta falta de “datos clave” de China para comprender el origen de la COVID-19

  • No se han podido completar todas las lagunas de información existentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo informe sobre los orígenes de la COVID-19, en el que lamentan que aún faltan “datos clave que aún no están disponibles para comprender completamente cómo comenzó la pandemia de COVID-19”.

Los 27 expertos responsables de la elaboración del documento, dentro del Grupo de Asesoramiento Científico sobre los Orígenes de los Nuevos Patógenos (SAGO, por sus siglas en inglés), resaltan que “es necesario realizar más estudios para seguir con varias lagunas en nuestros conocimientos” sobre el SARS-CoV-2.

“Por ejemplo, la fuente del virus y su introducción en el mercado de Huanan (Wuhan) no está clara y aún no se ha determinado dónde se produjo el evento o eventos de contagio inicial. Es necesario examinar las muestras ambientales recogidas en puestos y desagües específicos del mercado en enero de 2020 que dieron positivo en zonas en las que se sabe que se vendieron animales vivos”, ejemplifica el SAGO.

En varios países latinoamericanos, Guatemala incluido, no se ha realizado con éxito la vacunación.

Además, la OMS critica que aún “no se han completado los estudios de seguimiento para identificar las posibles fuentes animales de las que podría haberse originado la contaminación ambiental”, una tarea que debería ser responsabilidad de China.

Otros estudios “esenciales” para la OMS son “el mapeo detallado” del comercio de animales silvestres/domésticos vendidos en la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei, así como “el historial clínico y la seroprevalencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en humanos y animales de las granjas de origen de los animales vendidos en los mercados de Wuhan”.

“Se ha solicitado a China más información sobre los estudios de las pruebas de estos animales, el rastreo de estos animales hasta las granjas de origen y las investigaciones serológicas de las personas que criaron y vendieron/comercializaron estos animales”, explica la OMS.

Asimismo, indican que se necesitan “más análisis de verificación” de las muestras humanas recogidas a través de los programas de China de vigilancia, incluida la gripe y otras muestras respiratorias (por ejemplo, RSV y enterovirus D68) “durante los meses anteriores a diciembre de 2019”, cuando estalló el primer brote conocido del virus.

En la misma línea, la OMS pretende la elaboración de estudios genéticos de coronavirus en especies de la fauna silvestre “en Asia y el resto del mundo” para “identificar nuevas pistas sobre huéspedes ancestrales o intermedios (como los animales que se han identificado como susceptibles a lo largo de la pandemia)”.

TEORÍA DE FUGA DEL LABORATORIO

En cuanto a la teoría de que el virus se pudo escapar de un laboratorio, la OMS apunta que “no se han aportado nuevos datos para evaluar el laboratorio como vía de entrada del SARS-CoV-2 en la población humana”. Sin embargo, recomiendan que “se sigan investigando esta y todas las demás vías posibles”.

Pese a que señalan al origen zoonótico como la vía más probable de aparición del coronavirus en los humanos, los expertos del SAGO detallan que “sigue siendo importante tener en cuenta todos los datos científicos razonables que estén disponibles a través de fuentes publicadas u otras fuentes oficiales” para “evaluar la posibilidad de la introducción del SARS-CoV-2 en la población humana a través de un incidente de laboratorio”.

Al respecto, esgrimen que “sería necesario tener acceso y revisar las pruebas de todas las actividades de laboratorio (tanto estudios ‘in vitro’ como ‘in vivo’) con coronavirus, incluidos los virus relacionados con el SARS-CoV-2 o sus ancestros cercanos, y el enfoque del laboratorio para la aplicación y la mejora de la bioseguridad y la bioprotección del laboratorio”.

De todas formas, reconocen que, “como no es una práctica común publicar la implementación institucional de las prácticas de bioseguridad y bioprotección de los laboratorios en revistas científicas revisadas por pares”, será “necesario obtener y revisar información adicional para hacer recomendaciones concluyentes”.

Los tres expertos de SAGO de Rusia, Brasil y China se han desmarcado de esta teoría: “No están de acuerdo con la inclusión de nuevos estudios que evalúen la posibilidad de introducción del SARS-CoV-2 en la población humana a través de un incidente de laboratorio en este informe preliminar debido a que, desde su punto de vista, no hay nuevas pruebas científicas que lo cuestionen”.