Estado Islámico se atribuye masacre en mezquita chií en Afganistán; la UE pide “justicia”

Impacto mundial por el brutal atentado realizado por medio de un terrorista suicida

El grupo yihadista Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP) ha reclamado la autoría del atentado suicida perpetrado en una mezquita chií en la localidad de Jan Abad, en la provincia afgana de Kunduz (norte), que ha dejado más de 40 muertos y cerca de 140 heridos, según el balance ofrecido por las autoridades locales.

En un comunicado recogido por SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas, la filial de Estado Islámico en Afganistán ha precisado que el perpetrador del ataque era de la minoría étnica uigur.

ISKP ha reivindicado el atentado a través de su canal de la aplicación de mensajería Telegram, donde ha afirmado que unas 300 personas han muerto o han resultado heridas como consecuencia del ataque, según recoge la agencia de noticias DPA.

La UE exige que responsables de matanza en la mezquita de Kunduz comparezcan ante la justicia

Afganistán.- La UE exige que los responsables de la matanza en la mezquita de Kunduz comparezcan ante la justiciaMADRID, 9 Oct. 2021 (Europa Press) –

La Unión Europea ha deplorado este sábado el atentado suicida cometido en la víspera por la filial afgana de Estado Islámico contra una mezquita chií del norte de Afganistán que dejó más de 40 muertos y unos 140 heridos.

“Los autores de este despreciable crimen, del que el grupo Estado Islámico – Jorasán ha asumido la responsabilidad, deben ser llevados ante la justicia”, ha hecho saber el servicio exterior de la UE en un comunicado.

“Los derechos humanos de todos los afganos, incluido el derecho a la vida y los derechos de las minorías étnicas y religiosas, deben ser protegidos y respetados”, añade la nota.

Fuentes de los servicios de seguridad de Kunduz señalaron en declaraciones a la cadena afgana Tolo TV que el atentado fue perpetrado por un suicida en la mezquita Sayudabad durante los rezos del viernes, mientras que otras fuentes citadas por la estadounidense CBS han detallado que la bomba la portaba en una mochila un niño que entró en la mezquita haciéndose pasar por limpiabotas.

Estado Islámico ha asegurado estar detrás de varios atentados durante las últimas semanas, incluido el perpetrado en una mezquita de Kabul durante el funeral de la madre de Muyahid.

El propio Muyahid ha negado este viernes que el grupo yihadista suponga “una amenaza” y ha resaltado que es más bien “un dolor de cabeza”. “Genera dolores de cabeza en algunos lugares pero es inmediatamente eliminado tras cada incidente”, ha valorado.

Las autoridades talibán han anunciado durante las últimas semanas la muerte y el arresto de varios supuestos miembros del grupo yihadista, que considera a los talibán unos traidores a la ortodoxia de la ‘sharia’ o ley islámica y defienden una interpretación mucho más dura.