Erdogan descarta dar el OK de Turquía a entrada en la OTAN de Suecia y Finlandia; EEUU ofrece "firme apoyo"

Erdogan descarta dar el OK de Turquía a entrada en la OTAN de Suecia y Finlandia; EEUU ofrece “firme apoyo”

  • Presidente turco insiste en su rechazo ante la solicitud de ambos países

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha descartado dar su visto bueno a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN y ha pedido a los gobiernos de ambos países que no se tomen la molestia de hacerle cambiar de opinión, mientras en Washington, el gobierno de Joe Biden ofrece su “firme apoyo” para que esto ocurra.

“No diremos ‘sí’ a quienes imponen sanciones a Turquía para unirse a la OTAN”, ha zanjado el presidente Erdogan en una rueda de prensa conjunta en Ankara con su homólogo argelino, Abdelmayid Tebune, informa la agencia Anadolu.

En la Casa Blanca, la nueva vocera, Karine Jean-Pierre, fue cuestionada por los periodistas sobre la posición de Estados Unidos ante el eventual debate en el seno de la OTAN, y respondió tajantemente: “Apoyaremos firmemente sus solicitudes cuando sean presentadas formalmente a Bruselas; tanto Finlandia como Suecia son socios próximos y valorados en materia de Defensa”

Erdogan ha explicado que Turquía no puede aceptar la membresía de Suecia y Finlandia ya que ninguno de estos dos países “tiene una posición clara e inequívoca sobre las organizaciones terroristas”, en una clara alusión al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado terrorista por el Gobierno turco.

Suecia y Finlandia deben contar con el visto bueno de todos los miembros de la Alianza para poder entrar. Si bien las delegaciones de los países nórdicos confían en revertir la postura turca, Erdogan ya ha señalado que “no tienen sentido venir a Turquía” para hacerles cambiar de opinión.

Este lunes la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, ha informado de que su Gobierno solicitará de manera formal su ingreso en la OTAN, un día después de que lo hiciera Finlandia. Una maniobra vista por el Gobierno ruso como ajena a los intereses “a largo plazo” de la sociedad de ambos países.