En medio de denuncias de fraude y medidas represivas, se elige rector oficialista en la USAC

En medio de denuncias de fraude y medidas represivas, se elige rector oficialista en la USAC

  • Walter Mazariegos gana en cuestionadas elecciones sin ningún candidato opositor

Finalmente el Consejo Superior Universitario (CSU) eligió en una cuestionada jornada electoral al nuevo rector, el oficialista Walter Mazariegos, no sin que en las afueras del Parque de la Industria se dieran disturbios, cuando las fuerzas de seguridad reprimieron a un grupo de estudiantes de la USAC que protestaban por la falta de transparencia en el proceso.

Como se anticipaba, los delegados representantes de las planillas de oposición no pudieron tomar parte en la elección, por lo que el triunfo de Mazariegos resultó sin competencia, aunque seguramente el proceso será impugnado ante los tribunales competentes, los que, sin embargo, han fallado a favor del oficialismo a lo largo del proceso.

Las fuerzas de seguridad agredieron a grupos de estudiantes, mientras que en los alrededores al Parque de la Industria se vieron hombres con el rostro cubierto.

Desde temprana hora grupos de estudiantes se presentaron para manifestar pacíficamente, pero se encontraron con agentes de la PNC y guardias con los rostro cubierto, que en varias ocasiones procedieron con actitudes represivas.

Dentro de las instalaciones del Parque de la Industria, las autoridades del CSU procedieron a la elección, luego de rechazar la participación de delegados de otros candidatos, en particular del aspirante por SOS Usac, Jordán Rodas, quien convocó a una conferencia para denunciar el fraude que se estaba concretando.

Los opositores, representantes de diversos candidatos, presentaron al menos cinco amparos para intentar detener la elección por todas las anomalías que se dieron a lo largo del proceso, pero ningún juez concedió el recurso de amparo provisional que se solicitaba.

En medios políticos se comenta esta tarde que la “alianza oficialista” logró su cometido, como es ganar el control de una dependencia que es altamente influyente en varias instituciones del Estado, además de manejar un millonario presupuesto, lo que supone plazas de empleo y otros beneficios.

El control institucional

Los analistas políticos anticipaban que esto podría suceder, tomando en cuenta que el oficialismo ha venido controlando todas las instituciones del Estado en donde hay procesos electorales. Así sucedió con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la Corte de Constitucionalidad (CC), aunque antes se mantuvo el control de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), al negarse el Congreso a elegir magistrados por más de dos años.

La próxima semana se consumará el control del Ministerio Público con la reelección de la fiscal general Consuelo Porras, o el nombramiento de algún representante de la “alianza oficialista” entre los aspirantes que quedan en competencia.

Jordán Rodas denunció también que tras el fraude para favorecer a Mazariegos como rector de la USAC, “falta ver lo que sucederá con las elecciones de fiscal general y de nuevo Procurador de los Derechos Humanos (PDH)”, dos cargos vitales para que la democracia pueda funcionar, si es que mantienen su independencia.

Rodas anticipó que el oficialismo “impone a la fuerza” su voluntad y destacó la forma en que se llevó a cabo la elección y fraude en la USAC.

Mazariegos niega ser parte del oficialismo, aunque todos sus opositores lo denunciaron como tal desde el inicio del proceso electoral.

El CSU negó la participación de delegados de los opositores, alegando “anomalías” cuando fueron elegidos.

Aunque las elecciones para rector de la USAC suelen estar envueltas en controversias por falta de transparencia, no se recuerda una elección más cuestionada e irregular que la presente.