El Real Madrid se reencuentra con un Inter campeón y con el Shakhtar en un grupo asequible

Compartir

El Real Madrid tendrá casi un camino calcado al de la pasada temporada para clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones tras quedar encuadrado en un Grupo D donde tendrá a dos rivales del año pasado, el Inter de Milán italiano y el Shakhtar Donetsk ucraniano, además del debutante Sheriff Tiraspol macedonio.

El 13 veces campeón de Europa, semifinalista en la pasada Champions, parte como el favorito para pasar a la ronda de cruces, aunque espera hacerlo sin los mismos agobios, provocados por el conjunto ucraniano, y seguramente con una mayor oposición del actual campeón de la Serie A, dispuesto de una vez por todas a brillar más en Europa.

El conjunto ‘neroazzurro’, triple rey continental, se coronó campeón de Europa por última vez en el año 2010, temporada en la que firmó el triplete de la mano de José Mourinho, pero desde entonces su nombre apenas ha resonado con algo de fuerza en las competiciones europeas, aunque fue finalista de la Liga Europa 2019-2020, cayendo contra el Sevilla.

Y este es el primer objetivo para un Inter que ha pasado sin pena ni gloria en las tres últimas ediciones de la Champions, donde no ha sido capaz ni siquiera de superar la fase de grupos. En la 2018-2019 le cerraron el paso el FC Barcelona y el Tottenham, en la 2019-2020 de nuevo el Barça y el Dortmund, y en la 2020-2021, el Real Madrid, que le ganó los dos duelos (3-2 y 0-2) y el Moenchengladbach, e incluso un Shakhtar que le dejó sin la consolación de la Liga Europa.

Tres reveses que pueden ser considerados fracasos para una buena plantilla que ya no sigue liderada por la férrea mano de Antonio Conte, que dejó el club tras acabar con el dominio hegemónico en la Serie A de ‘su’ Juventus y cuyo puesto está ocupado ahora por un Simone Inzaghi que ha perdido algunas piezas claves.

El Inter no tiene ya a una de sus grandes referencias arriba como el belga Romelu Lukaku, que ha puesto rumbo al campeón de Europa, el Chelsea, y que ha privado a Conte de mantener el peligroso dúo ofensivo que formaba con el talentoso delantero argentino Lautaro Martínez, que sigue siendo uno de sus peligros.

El 3-5-3 ‘neroazzurro’ también ha perdido a Achraf Hakimi, que se marchó al proyecto del PSG francés, pero tampoco ha sufrido más pérdidas de consideración encontrando en el mercado buenos fichajes para reforzarse como el de un goleador consagrado como el bosnio Dzeko o un talentosos centrocampista como el turco Calhanoglu, que reforzará una línea donde sigue sobresaliendo el talentoso Niccolo Barella. Handanovic sigue resguardando la portería, custodiado por tres centrales de nivel como De Vrij, Skrinniar y Politano.


Compartir