El joven príncipe Theyazin fue nombrado heredero del trono de Omán

Compartir

Theyazin bin Haitham bin Said, hijo mayor del sultán de Omán, Haizam bin Tariq, se convertirá en el primer príncipe heredero de la historia del país, después de que las autoridades hayan aprobado una nueva Ley Fundamental que estipula la línea sucesoria.

La nueva ley, aprobada por decreto real, estipula que el sistema de gobernanza “es hereditario” y que el poder “pasa del sultán a su hijo primogénito, después a su hijo primogénito y así sucesivamente”. “En caso de que el hijo primogénito muera antes de asumir el poder, el poder debe pasar a su hijo mayor, incluso si el fallecido tiene hermanos”, agrega.

Asimismo, destaca que en caso de que la primera persona en la línea de sucesión no tenga hijos, el poder pasa a su hermano mayor y, en caso de no tenerlos debido a que hayan fallecido, al hijo mayor de su hermano mayor. Si no tuviera hijos ni hermanos, el poder pasará a su tío de más edad.

Si llegara a caer el poder en manos de una persona que tenga menos de 21 años en el momento de la sucesión, las competencias serán ejercidas por un Consejo de Guardianes nombrado por el sultán antes de su muerte. En caso de que no lo hubiera hecho, será la familia real la encargada de crearlo, con uno de los hermanos del sultán y dos de sus sobrinos como integrantes.

Omán, país árabe e independiente

La Ley Fundamental contempla además que Omán “es un país árabe totalmente soberano, independiente, con Mascate como capital” y refleja que “la religión islámica y la legislación islámica es la base de las leyes del país”, mientras que el árabe “es el idioma oficial del Estado”, según ha recogido la agencia estatal omaní de noticias, ONA.

La legislación no menciona directamente a Dhi Yazan bin Haizam, actualmente ministro de Cultura, Deportes y Juventud, si bien al ser el hijo mayor del actual sultán queda automáticamente en la primera posición en la sucesión, siendo el primer príncipe heredero del país.

El sultán Bin Tariq asumió el cargo en enero de 2020 tras la muerte de su primo, el sultán Qabus bin Said al Said, considerado el gobernante más longevo de la región del Golfo Pérsico y uno de los mediadores por excelencia de las últimas décadas en la política internacional.

Bin Tariq accedió al trono debido a que el sultán Qabus –que le nombró como sucesor en su testamento– no tenía hijos ni hermanos para sucederle y, tras su llegada al poder, afirmó que promulgaría una ley para establecer claramente una línea sucesoria en el país asiático.


Compartir